Foto: AP
El país asiático reanudará la caza comercial el próximo julio, desvinculándose de las 89 países miembros. Según se mencionó a la prensa, Japón se abstendría de cazar "en aguas de la Antártida o en el hemisferio sur

La Comisión Ballenera Internacional (CBI) se creó porque la caza comercial de ballenas ha sido criticada durante años por poner en peligro a estas especies.

Sin embargo, Japón está marginándose de este acuerdo para volver a cazarlas. Dicha comisión fue establecida bajo el Convenio Internacional para la Regulación de la Pesca de la Ballena en 1946.

En su sitio se puede leer que el propósito de la Convención es velar por la conservación adecuada de las poblaciones de ballenas y posibilitar así el desarrollo ordenado de la industria ballenera.

 

De acuerdo a Fayer Wayer, Japón había amenazado con abandonar la CBI el pasado septiembre, cuando la entidad se opuso a su petición e reanudar la caza comercial. Y no fueron solo palabras.

El país asiático reanudará la caza comercial el próximo julio, desvinculándose de las 89 países miembros. Según se mencionó a la prensa, Japón se abstendría de cazar "en aguas de la Antártida o en el hemisferio sur".

De hecho, el representante del ejecutivo, Yoshihide Suga, dijo que la caza estará limitada a las aguas territoriales y a la zona económica exclusiva de Japón.

Aunque Japón estaba adscrito al convenio, seguían cazando con fines investigativos, aunque en la práctica la carne de estos animales terminaba en las pescaderías. En el país existen grupos nacionalistas que reivindican la caza como una “tradición” del país.

Con información de Fayer Wayer