Foto: Especial
La CTM estaría dispuesta a denunciar y a presentar las pruebas necesarias de irregularidades

Los señalamientos de irregularidades en la labor de Sergio Gil Noriega, jefe de Servicios Administrativos de la delegación del IMSS en Coahuila, finalmente desencadenaron en su renuncia.

Incluso, la CTM, estaría dispuesta a denunciar y a presentar las pruebas necesarias de irregularidades en dado caso de que la autoridad competente se las requiriera, señaló Tereso Medina.

El líder de esa central obrera, quien fue uno de los que continuamente “machacó” para la destitución del ahora exfuncionario, reveló que cuentan con la documentación que soporta todas sus  afirmaciones.

“La Central (CTM) tiene información que, de ser requerida como tal, la ponemos a disposición de la autoridad competente la que nos llame. Nosotros estaremos en la mejor disposición de aportar”, expresó.

Fuentes que pidieron no ser identificadas, confirmaron que el ahora ex servidor público federal presentó su dimisión al cargo el 9 de abril.

Aunque trascendió que el ex funcionario fue separado del cargo derivado del inicio de una investigación en su contra ordenada desde la Ciudad de México por el órgano interno de control del IMSS, la versión no quiso ser confirmada por la fuente.

El trabajo de Gil Noriega fue continuamente exhibido por presuntas acciones al margen de la normatividad, especialmente en materia de licitaciones, que era uno de los procesos que estaban a su cargo supervisar.

De hecho, recientemente, VANGUARDIA publicó que la delegación en Coahuila del IMSS habría desarrollado una fórmula para garantizar adjudicaciones directas a “proveedores favoritos”.