A salvo. Juan recibirá ayuda especializada. Foto. Vanguardia/Ulises Mtz.
Juan, un invidente, llamó al 9-1-1 para decir que ya no quería vivir... fue rescatado de las garras de la muerte

Una llamada telefónica cambió el destino de Juan, invidente de 69 años, quien quería quitarse la vida ahorcándose en el interior de su domicilio.

Sin dudarlo, Juan llamó al 9-1-1, para decir que ya no quería seguir con vida; de inmediato se movilizaron para ayudarlo.

Se informó por parte de las autoridades que las intenciones de Juan eran morir. Quien contestó al fallido suicida pudo escuchar su voz quebrantada por el llanto, así como los ruidos de lo que parecía una silla arrastrada donde pretendía subirse.

HAY MÁS CASOS DE SALVACIÓN QUE DE PERSONAS QUE MUEREN

“Es una constante pelea con la muerte”, manifestó Patricia Moreno, coordinadora de la Unidad de Integración Familiar —Unif—; “son más casos los que se llegan a evitar que los que sí lo logran”.

Son 88 casos hasta el día de hoy en los que la Unif ha podido impedir el que una persona se quite la vida; ninguno ha muerto. En esta ocasión en el lugar de los hechos se logró dar con una hermana y otro familiar de Juan para llevarlo a atención médica.

Lo que se pide a la ciudadanía es apoyar y estar el pendiente de los cambios de hábitos y de circunstancias de las personas y así poder evitar este tipo de situaciones. Saltillo reporta 27 suicidios.

Con Juan, no hubo más que hablarle, alargar la conversación y tratar de distraerlo mientras que se daba aviso a las autoridades de la Policía Municipal, quienes enviaron personal de la Unif (antes Unepavif) al domicilio, al cual llegaron y encontraron cerrado.

Patricia Moreno, coordinadora de la Unidad de Integración Familiar (Unif). Foto. Vanguardia/Ulises Mtz.
Lo convencieron a olvidar sus ideas suicidas.Es una constante pelea con la muerte”.
Patricia Moreno, coordinadora de Unif.

Ante esto, los uniformados ingresaron por la parte alta de la casa para llegar hasta donde se encontraba Juan; uno de los oficiales de nombre Onésimo Cortés, vio que la cuerda que iba a utilizar se encontraba a su lado y Juan estaba sentado.

La depresión se notaba en su temblorosa voz, ya no quería vivir y sentirse una carga para su familia, era mejor para él quitarse la vida y terminar con todo, pero algo lo hizo llamar y eso lo salvó.

Uno de los oficiales que cuenta con capacitación de primeros auxilios fue quien lo ayudó en primera instancia hasta que llegaron los paramédicos de la Cruz Roja quienes lo valoraron.

Salvan una vida

Juan, invidente, tiene 69 años.
La depresión lo orilló a intentar suicidarse.
Llamó al 9-1-1 para pedir ayuda.
De inmediato, elementos de la Unif acudieron a su domicilio.