“La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera en que se trata a sus animales”. Mahatma Gandhi.

Por un descuido, el 28 de diciembre de 2018, mi gatita “Bella” salió de casa y se extravió, seis meses después la encontramos. Durante la búsqueda al recorrer calles y estando involucrada en el mundo de los rescatistas conocí la cruel realidad en la que viven los animales, decenas de reportes diarios de maltrato animal, inconcebibles y aberrantes.

Recuerdo un caso en el municipio de Arteaga, donde una persona golpeó y mató delante de sus vecinos a un perrito llamado “Fantasma” y días después en Saltillo un cachorro falleció luego de que lo metieron a la lavadora.

En paralelo al maltrato en Saltillo contamos con un Control Canino que recoge animales cada semana y como no son reclamados los sacrifican los lunes, miércoles y viernes, la mayoría son de casa.

Asesinar perros y gatos no es la solución, además sacrificarlos no resuelve el problema de los animales de calle, donde por uno que se retira y mata, salen diez más debido a la falta de esterilización.

¿Qué hacer?  En Saltillo hay rescatistas, asociaciones y personas como yo que no somos indiferentes y ayudamos de diversas maneras a mitigar este dolor, pero no es suficiente, no es posible que se deje esta responsabilidad a la comunidad cuando el rescate le compete a la autoridad municipal.

Según lo estipulado en la “Ley de Protección y Trato Digno a los Animales” para el estado de Coahuila, en el artículo 14, Capítulo VI, da potestad para “Establecer y aplicar las medidas correctivas e imponer sanciones correspondientes por infracciones a la presente ley, sus reglamentos y demás disposiciones en el ámbito de sus respectivas competencias”.

La sociedad civil ha hecho peticiones, las cuales no han tenido respuesta efectiva, por tanto, necesitamos que la ciudadanía en general sea consciente y sensible al maltrato y al abandono animal, presione y/o presionemos a las autoridades competentes para que hagan cumplir la ley.

El bienestar de los animales sí importa, los animales no tienen voz ni voto, pero los que los defendemos y amamos sí. Es el momento de hacer sentir nuestra voz por los que no tienen voz.

Judith Espadin Narvasta, @judithespadin

Si usted desea colaborar con este proyecto envíenos sus datos de contacto a: opinionciudadana@ccic.org.mx