‘El Chapo’ veía en una computadora lo que sus socios escribían en mensajes de texto, su lista de contactos, los números telefónicos a los que llamaban y hasta su ubicación precisa

Joaquín “El Chapo” Guzmán se obsesionó tanto con la posibilidad de una traición que instaló un sistema para espiar a más de 50 colaboradores del Cártel de Sinaloa, incluyendo a su esposa y amantes. 

En la audiencia de ayer, el colombiano Cristian Rodríguez narró cómo entre 2008 y 2012 se encargó de establecer un efectivo sistema de comunicación privada que ese grupo criminal usó para hablar sin preocupaciones y que costó alrededor de 100 mil dólares.

“Era como su juguete”, relató Cristian Rodríguez, quien sostuvo que solo unas 100 personas, incluido Guzmán y miembros de la familia Cifuentes, que se dedicaba al tráfico de cocaína en Colombia, usaban dicho sistema que encriptaba las llamadas y los mensajes de texto. Ni el FBI pudo ingresar al contenido de las conversaciones, sino hasta que Rodríguez fue obligado a cooperar.

Pero el capo sinaloense también le pidió al técnico que espiara a su gente de confianza. Solo ellos dos y otro colaborador del cartel sabían que ‘El Chapo’ veía en una computadora lo que sus socios escribían en mensajes de texto, su lista de contactos, los números telefónicos a los que llamaban y hasta su ubicación precisa. 

La obsesión de Guzmán no quedó ahí: también instaló un software espía en las computadoras de algunos de sus colaboradores. En una ocasión, relató Rodríguez, este puso en la mirilla a una mujer no identificada. “’El Chapo’ distrajo a la mujer e instalé el software espía en la computadora”, relató el testigo. 

En su lista de clientes también estuvo Dámaso López Núñez, alias ‘El Licenciado’ y quien era la mano derecha de Guzmán. 

Con información de Univisión y EFE