ARCHIVO/a ONG presidida por Noé Ruiz Malacara, aseguró que lo ideal sería que la institución se fortaleciera y que además de que tenga una autonomía verdadera
La ONG presidida por Noé Ruiz Malacara, aseguró que lo ideal sería que la institución se fortaleciera y que además de que tenga una autonomía verdadera

Tras rechazar categóricamente la idea de que desaparezca el Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación, la comunidad LGBT de Saltillo se pronunció por el fortalecimiento de la institución, y se unió a las voces que impulsan a una mujer trans indígena a la cabeza de dicho órgano.

A raíz de la declaración que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador, sobre la posibilidad de que el Conapred realizara sus asuntos desde la Secretaría de Gobernación, la organización San Aelredo manifestó su descontento, asegurando que existe un desconocimiento sobre la problemática de la discriminación en el país.

“Con estas declaraciones nos da una idea de que el Presidente de la República no conoce a lo que se enfrentan miles de personas día a día por razones de orientación sexual e identidad de género, y que al eliminar está institución nuestra población LGBTTTI quedará en desamparo y podríamos sufrir de ataques”, manifestó la organización.

En ese sentido, la ONG presidida por Noé Ruiz Malacara, aseguró que lo ideal sería que la institución se fortaleciera y que además de que tenga una autonomía verdadera, los presupuestos no sean retirados para otros fines.

En ese sentido, hicieron su pronunciamiento para que Amaranta Gómez, una mexicana trans indígena sea ahora quien sustituya el puesto que dejó Mónica Macisse a finales de la semana pasada.

“No se pueden dejar en manos de una institución gubernamental estos asuntos tan importantes como lo es la lucha y erradicación de la discriminación. No es posible desaparecer Conapred porque lamentablemente esperábamos más de personas que viven en un México color de rosa, en el que no se necesitan de estas dependencias que defienden a las personas a nivel nacional”, expresaron.

Amaranta Gómez ha sido una de las más fuertes figuras de la comunidad LGBT en los últimos años, y es antropóloga social, muxe, transgénero mexicana, activista en prevención del VIH, investigadora social, columnista y promotora de la identidad cultural indígena precolombina.

“Las organizaciones civiles, colectivos, grupos y personas que se dedican a la defensa de los DDHH, estamos proponiendo a Amaranta Gómez Regalado, quien es una mujer trans indígena, hoy en un movimiento civil desde las organizaciones para que represente un sector poblacional invisible”, manifestó la organización.