Prevención. Para reducir riesgos de contagios de coronavirus, los baños, vestidores y gradas no podrán ser utilizados mientras dure la pandemia. HÉCTOR GARCÍA
No abrirán cursos de natación para niños y adultos mayores, y prohíben la entrada a la población de riesgo.

Las actividades deportivas están regresando a la ciudad; ayer las albercas municipales y estatales abrieron sus puertas, mientras que los recintos privados todavía preparan su reapertura para hoy y durante los próximos días.

A poco más de tres meses de haber suspendido actividades, la Alberca Olímpica abrió sus instalaciones exclusivamente y con previa cita para recibir a las personas que se quieran inscribir a los cursos que iniciarán el lunes 29 de junio

En el caso de albercas privadas, en centros deportivos o gimnasios, todavía están alistando detalles para su reactivación, la cual será a partir de hoy y los próximos días.

Para garantizar la salud de los deportistas, el Subcomité Técnico Regional COVID-19 Sureste acordó que las albercas fueran abiertas a partir a partir de este lunes 22 de junio solo para actividades deportivas individuales, pero no para actividades recreativas o en familia.

Es por ello que en la Alberca Olímpica no abrirán cursos de natación para niños y adultos mayores, y prohíben la entrada a la población de riesgo.

Además, la capacidad de aforo se limita al 50 por ciento, por lo que si antes recibían entre 100 y 150 personas por hora, ahora será de máximo 70, y las clase durarán 40 minutos para evitar aglomeraciones de distintos grupos de natación.

Además, los baños públicos, vestidores y gradas están suspendidos hasta nuevo aviso.

A estas acciones se suman las desinfecciones que realiza personal capacitado, y los filtros sanitizantes en el ingreso al inmueble y la entrada a la alberca.

Todas las personas deben portar cubrebocas al ingresar a las instalaciones, el cual se quitan cuando entran a la alberca y nuevamente lo deben portar al salir.

Para evitar contacto en áreas compartidas, como los baños y vestidores, éstos no se podrán usar hasta nuevo aviso.

Nazul Aramayo

1985. Reportero enfocado en temas de movilidad, medio ambiente, historias de vida, cultura popular, música, literatura. Autor de los libros “Cantinas que merecen ser amadas y personas que no” (Producciones El Salario del Miedo: 2019), “La Monalilia y sus estrellas colombianas” (FETA: 2017) y “Eros díler” (Jus: 2012). Ha sido ganador del Premio Estatal de Periodismo Coahuila 2017 y 2018, en los géneros de Crónica y Mejor Trabajo de Periodismo Cultural respectivamente. Ganador del XXIX Concurso Literario Nacional “Magdalena Mondragón” en el género de cuento. Ha sido becario del PECDA y FONCA.