Foto: Josué Rodríguez
Por lo menos cuatro empresas han dejado de invertir en expansiones y otras dos se han ido al bajío del país debido a que la infraestructura portuaria no ha crecido.

Acuña.- La Unión de Organismos Empresariales de Acuña, se pronunció a favor de la modernización de la Aduana Fronteriza y en contra de la propuesta del gobernador Rubén Moreira Valdez, de frenar el proyecto en el que se invertirán 400 millones de pesos.

Antonio Rodríguez Guajardo, presidente del organismo, lamento que el presidente del PRI en Acuña, Cuauhtémoc Arzola Hernández, haya iniciado una campaña de desinformación sobre el proyecto ya que el primero, al que hace referencia, no cambia en nada la infraestructura actual mientras que un segundo, aprobado por la Dirección General de Aduanas, pude repuntar la competitividad y por ende economía de la región.

Luego de presentar a los representantes de medios de comunicación un comparativo de los dos proyectos, hizo un llamado al gobernador Rubén Moreira Valdez para que con su voluntad política destrabe el proyecto cifrado en la donación al Indaabin de la Gran Plaza para que por fin el municipio cuente con un puerto fronterizo moderno, acorde a las necesidades comerciales de una frontera con Estados Unidos y termine el rezago de por lo menos 30 años.

Comento que por lo menos cuatro empresas han dejado de invertir en expansiones y otras dos se han ido al bajío del país debido a que la infraestructura portuaria no ha crecido y de seguir así, Acuña dejara de ser atractivo para los inversionistas nacionales y extranjeros.

Lamento que la ciudad no crezca en infraestructura social que brinde oportunidades a profesionistas de otras Entidades que desean desarrollarse y ahora con la oportunidad de modernizar el puerto fronterizo, se detenga aún más por lo que llamo “un capricho político”.

“Preferimos quedarnos como estamos, con esta infraestructura con la que contamos en vez de que se desarrolle el primer proyecto, que solo consiste en hacer más bonita la Aduana y arrastrar decadencia otros 20 o 30 años más”, subrayó.

Y es que insistió en que no puede ser posible que por una plaza se detenga todo un gran proyecto de modernización aduanera. “Acuña no cuesta 70 millones de pesos que dicen que costó la Gran Plaza, la manzana de la discordia, Acuña cuesta mucho más que eso y está en juego grandes expansiones industriales y la llegada de millonarias inversiones”, asevero.

Advirtió que la Unión de Organismos Empresariales cuenta con un “Plan B” por si el Gobierno estatal no cede en unas semanas, el que echaran a andar como un bloque opositor a quienes se han manifestado a favor de una plaza y el rezago de infraestructura con la que cuenta Acuña.