Atípica. La jornada electoral estuvo marcada por las medidas sanitarias. EFE
53.5% de participación se registró en las elecciones parlamentarias

BARCELONA, ESP.- El independentismo volvió a sumar mayoría en las elecciones regionales de Cataluña celebradas ayer, que ganaron los socialistas en número de votos, y en las que irrumpió como cuarta fuerza la ultraderecha, hasta ahora inexistente en el escenario parlamentario.

Más de cinco millones de catalanes estaban llamados a participar en unos comicios atípicos por la pandemia de coronavirus, que dejó imágenes inéditas por las medidas de seguridad que se tuvieron que adoptar, y también repercutió en la participación, que fue del 53.53 por ciento, la más baja en unas elecciones en Cataluña desde la recuperación de la democracia en España.

No es tan atípico el panorama que dejan sus resultados, en una región en la que el independentismo ha visto incrementada su fuerza en los últimos diez años. En esta ocasión la revalida, pero necesitará de pactos para poder alcanzar de aquí a finales de mayo la gobernabilidad, establecida en 65 diputados de un total de 135.

Dos escenarios son posibles: Un Ejecutivo regional de signo independentista o una coalición de izquierdas y ambas opciones tienen al partido ERC, 33 diputados, como denominador común, por lo que será él el que deba elegir aliados.