Foto: Especial
Debido a la pandemia por el coronavirus, los residuos representan una amplia contaminación ambiental y un riesgo significativo para la salud pública

El mundo está usando un estimado de 129 mil millones de cubrebocas desechables y 65 mil millones de guantes cada mes debido a la pandemia de covid-19, según un estudio publicado en la revista Ciencia Ambiental y Tecnología, al advertir que tal cantidad de residuos no sólo ha llevado a una amplia contaminación ambiental, sino que representa un riesgo significativo para la salud pública, dado que estos desechos pueden facilitar la transmisión del virus.

Por ello, expertos en salud de diversas partes del mundo respaldaron el uso de cubrebocas reutilizables entre la población en general y continuar con las medidas de higiene básica, y dejar para los trabajadores de la salud los Equipos de Protección Personal (EPP) de grado médico, informó Greenpeace a través de un comunicado.

"El público general puede usar mascarillas reutilizables y lavarlas de forma rutinaria en casa. No es necesario para mantenernos seguros usar guantes desechables para hacer las compras, lo que además es dañino para nuestro planeta. Lavarse las manos con agua y jabón o utilizar un desinfectante de manos es suficiente, ya que son opciones seguras y efectivas", mencionó Jordi Sherman, director del Programa en Salud y Sustentabilidad Ambiental de la Universidad de Yale, Estados Unidos.

Este mensaje es apoyado también por Ernesto Cerón, médico que atiende pacientes con coronavirus en el Hospital Ángeles Mocel, "es importante que todas las personas utilicen cubrebocas reutilizables en sitios públicos para evitar la propagación del covid-19, estas mascarillas son efectivas para este fin y podemos prescindir de las quirúrgicas desechables, dejando esta opción para el personal de salud y evitando dañar el planeta".

Saulo Delfino Barboza, profesor asociado del Programa de Salud y Educación de la Universidad de Ribeirao Preto en Brasil, dejó claro que dejar de usar plásticos desechables es ahora una cuestión de salud pública, "nuestra salud depende de los recursos naturales de nuestro planeta. Los materiales de plástico de un solo uso están contaminando el aire, el agua y el suelo, por lo tanto, están también dañando nuestra salud".

Foto: Especial

La ONU también ha alertado sobre la posibilidad de incineradores elaborados localmente para lidiar con el exceso de residuos provenientes de los EPP, lo cual impactaría la calidad del aire de las comunidades aledañas. En México, autoridades gubernamentales y expertos en la materia también ya han alertado sobre los efectos que la contaminación atmosférica puede tener en la vulnerabilidad de las personas ante la pandemia.

"No podemos proteger la salud humana sin un medio ambiente sano. Los miles de millones de cubrebocas y guantes de plástico desechable que estamos usando traen un enorme costo, ya estamos viendo cómo empiezan a contaminar nuestras ciudades y ecosistemas, incluidos los océanos", mencionó Ornela Garelli, especialista en consumo responsable y cambio climático en Greenpeace México.

Y puntualizó que "no puede haber salud en un planeta enfermo, debemos proteger nuestra salud de una forma que no nos ponga en peligro de otras enfermedades en el futuro ni que agrave la crisis ambiental que vivimos en la actualidad y que representa una emergencia tan apremiante como la misma pandemia por covid-19".