Foto: Tomada de Internet
La cantante es la que más seguidores tiene en la red social y cobra 500 mil euros por foto y él gana 350 mil

No es una novedad: Instagram es un negocio para muchos de sus usuarios, incluso un negocio muy rentable para unos cuantos, principalmente para los famosos por su trabajo y para los que se han hecho famosos gracias a esta red social. La última prueba de los beneficios que puede dar publicar las fotos con el encuadre y el filtro adecuados es la lista que ha elaborado la empresa británica Hopper con los más ricos de Instagram. De hecho, esta compañía que comercializa una herramienta para planificar la subida de publicaciones a la Red, ha elaborado dos listas: la de las celebrities cuyos ingresos por foto van de los más de 500.000 a los 105.000 euros pagados por las marcas que anuncian y la de las llamadas influencers, cuyos ingresos van de los 16.000 a los 7.000 euros.

En lo alto de la primera, la persona con más seguidores de la red: Selena Gomez. Los 122 millones de fans que la siguen y la relación que mantiene con ellos le reportan a la cantante de 24 años 550.000 dólares (unos 485.000 euros) por foto. Le sigue muy de cerca quien fuera la anterior reina de la Red, Kim Kardashian, que supera los 100 millones de seguidores y se embolsa medio millón de dólares por imagen patrocinada.

 

Cerca de ella, el resto del clan familiar. Kylie y Kendall Jenner y Khloé y Kourtney Kardashian, por ese orden, ocupan los puestos centrales del top 10 y ganan entre 350.000 y 220.000 euros por post. A las cuatro solo las separa de su hermana Kim Cristiano Ronaldo, en tercera posición el futbolista ingresa tanto como Kylie Jenner: 350.000 por foto. El futbolista, con 104 millones de fans, es el primero de los hombres que aparece en esta lista. El jugador de la NBA Lebron James cierra el top ten con 30,7 millones de followers y más de 105.000 euros por publicación. El resto del ranking lo completan otras dos modelos: Gigi Hadid, en el número nueve con la misma tarifa que Lebron James, y la inglesa Cara Delevingne, que ya supera los 40 millones de seguidores y gana más de 130.000 euros con un solo mensaje.

Si para estas celebridades Instagram es un ingreso extra y una herramienta con la que controlan su imagen, para las influencers ha sido la plataforma que las ha convertido hasta en empresarias de éxito, como a Hudda Kattan, la dubaití que encabeza la lista con más de 20 millones de followers.

El boom de esta práctica, que ha crecido un 34% desde 2015, reavivó el debate sobre la publicidad encubierta. La consecuencia fue que en EE UU les obligan a identificar las publicaciones patrocinadas y, ahora, la propia red social ha introducido una etiqueta para aclararlo. Sin embargo, según los resultados del estudio de Hopper, aún no se ha generalizado esta práctica. De las 1,2 millones de publicaciones analizadas solo el 21% estaban identificadas como promocionales. “Es importante que los usuarios de Instagram sepan que sus celebrities y blogueros favoritos están recibiendo dinero para promocionar productos y servicios. La introducción de la etiqueta asegurará la transparencia”, dice Mike Bendar, CEO de Hopper.