En el Senado de Estados Unidos presentaron videos del violento asalto al Capitolio con evidencia contra Donald Trump en el segundo juicio político que el ex mandatario estadounidense enfrenta.

Durante 90 tensos minutos, los senadores revivieron el horror. Ya habían visto antes gran parte del video de la insurrección, pero no así: en pantallas cerca de sus escritorios, con los gritos y la angustia resonando en la cámara, al tiempo que los fiscales demócratas explicaban en detalle lo cerca que estuvieron del peligro el 6 de enero y cómo de peor pudo haber sido.

Si algunos senadores se habían sentido tentados a evitar ver imágenes de la violencia en el Capitolio, o de sepultar el recuerdo de haber huido de la turba violenta de partidarios del expresidente Donald Trump, ya no les fue posible.

Vivimos esto una vez y fue horrible", dijo la senadora republicana Lisa Murkowski recordando cómo se sintió cuando abandonó la sala con sus colegas. “Y ahora lo estamos viviendo con una cronología más exhaustiva”.

Aunque los videos del asedio han estado circulando desde el día del asalto, la explícita recopilación proporcionó una narrativa más completa, con un enfoque escalofriante en la búsqueda metódica de legisladores por parte de los asaltantes.

Las nuevas evidencias presentadas el miércoles incluyeron videos de seguridad del Capitolio que mostraron al senador republicano de Utah Mitt Romney y al líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, escapando por poco de la turba, y al exvicepresidente Mike Pence evacuando la sala mientras los insurrectos pedían su muerte en el exterior. En un momento dado, los asaltantes estuvieron a “58 pasos” de los senadores, dijo Eric Swalwell, coordinador del juicio político.

Romney dijo que se le saltaron las lágrimas y señaló que el video fue “abrumadoramente angustioso y emotivo”.

La presentación terminó con un video de un agente de la policía del Capitolio gritando de dolor al quedar aplastado entre dos puertas en el frente oeste del edificio. Sus angustiados gritos llenaron la silenciosa y cavernosa sala como si estuviera allí. Los senadores guardaron silencio después, algunos sentados solos, como si estuviesen procesando lo ocurrido.

Había un silencio extremo", dijo Susan Collins, senadora de Maine, para describir el ambiente. “Se podía oír caer un alfiler”.

Los demócratas de la Cámara, que procesaron al expresidente por “incitación a la insurrección” en su histórico segundo juicio político, trataron de dificultar al máximo que cualquier senador minimice el nivel de violencia, y por extensión el papel de Trump en ella, mostrando el asalto desde varios ángulos de cámara. Pasaron la mañana repitiendo las palabras de Trump a sus seguidores antes de los disturbios, incluyendo su llamado a “luchar como el infierno” para revertir su derrota, y la reconstruyeron, casi de forma cinematográfica, la línea temporal de lo ocurrido.

No está claro si la presentación demócrata cambiará algún voto, ya que aún se espera que Trump salga absuelto al final del proceso. Pero los senadores parecieron claramente desconcertados por lo que vieron.

 

Policías del Capitolio piden ayuda; senadores huyen

 

Los fiscales en el juicio político a Donald Trump presentaron el miércoles un nuevo y estremecedor video tomado por las cámaras de seguridad en el que se ve a la turba cuando irrumpe en el Capitolio, rompiendo puertas y ventanas, y buscando de forma amenazante al vicepresidente Mike Pence y a la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, mientras los policías pedían ayuda por radio.

En las imágenes se ven escenas de lo cerca que estuvo la muchedumbre de los líderes de la nación, recorriendo los pasillos entre consignas de “Cuelguen a Mike Pence”, algunos de ellos con equipo táctico. Miembros de grupos extremistas fueron de los primeros en ingresar al recinto. En el exterior, la turba construyó horcas improvisadas.

El video también muestra el momento en que policías abren fuego contra la multitud a través de una ventana rota, matando a Ashli Babbitt, una mujer de San Diego.

Se puede ver a Pence, quien presidía la sesión para certificar el triunfo electoral de Joe Biden, siendo escoltado a una oficina en la que se resguardó junto con su familia a menos de 30 metros (100 pies) de los invasores. Pelosi fue evacuada del complejo, mientras que su personal se refugió tras puertas cerradas en sus oficinas.

La policía, superada por la multitud, anuncia frenéticamente que han “perdido la línea” e insta a los agentes a ponerse a salvo. Se ve a un agente siendo aplastado por la turba, y los fiscales dicen que otro sufrió un ataque al corazón. Uno de ellos murió posteriormente.

En las imágenes se ven escenas de lo cerca que estuvo la muchedumbre de los líderes de la nación, recorriendo los pasillos entre consignas de “Cuelguen a Mike Pence”, algunos de ellos con equipo táctico. Miembros de grupos extremistas fueron de los primeros en ingresar al recinto. En el exterior, la turba construyó horcas improvisadas.

La sorprendente presentación abrió el primer día completo de argumentos en el juicio, en el que los fiscales aseguraron que Trump no fue un “testigo inocente” sino el “provocador en jefe” del asalto letal al Capitolio, un presidente que pasó meses propagando sus mentiras electorales y conformando una turba de simpatizantes listos para atender su llamado a frenar el triunfo de Biden.

El video también muestra el momento en que policías abren fuego contra la multitud a través de una ventana rota, matando a Ashli Babbitt, una mujer de San Diego.

Se puede ver a Pence, quien presidía la sesión para certificar el triunfo electoral de Joe Biden, siendo escoltado a una oficina en la que se resguardó junto con su familia a menos de 30 metros (100 pies) de los invasores. Pelosi fue evacuada del complejo, mientras que su personal se refugió tras puertas cerradas en sus oficinas.

La policía, superada por la multitud, anuncia frenéticamente que han “perdido la línea” e insta a los agentes a ponerse a salvo. Se ve a un agente siendo aplastado por la turba, y los fiscales dicen que otro sufrió un ataque al corazón. Uno de ellos murió posteriormente.

Aunque la mayoría de los senadores claramente ya tienen decidido si absolver o condenar al exmandatario, quedaron impactados con el video y las grabaciones de audio de los manifestantes que se apoderaban del mismo recinto en el que se lleva a cabo el juicio político. Los gritos de las grabaciones inundaron la cámara.

Lo hicieron porque Donald Trump los envió en esta misión”, dijo Stacey Plaskett, miembro del equipo de fiscales de la Cámara de Representantes.

El presidente Trump les puso a ustedes una diana en las espaldas, y esta turba irrumpió en el Capitolio para cazarlos”.

La sorprendente presentación abrió el primer día completo de argumentos en el juicio, en el que los fiscales aseguraron que Trump no fue un “testigo inocente” sino el “provocador en jefe” del asalto letal al Capitolio, un presidente que pasó meses propagando sus mentiras electorales y conformando una turba de simpatizantes listos para atender su llamado a frenar el triunfo de Biden.

Los representantes demócratas mostraron una gran cantidad de evidencia del propio expresidente: cientos de tuits y comentarios de Trump que culminaron en su grito de batalla del 6 de enero para acudir al Capitolio y “pelear con todo” para revertir su derrota. Posteriormente, Trump no hizo nada por frenar la violencia y miró “fascinado”, aseguraron los fiscales, mientras la turba saqueaba el recinto. Cinco personas murieron durante el incidente.

El miércoles, los senadores vieron por primera vez el detallado video de seguridad del asalto y escucharon las desesperadas solicitudes de ayuda por parte de la policía del Capitolio.

Para nosotros, pudo haberse sentido como un caos y una locura, pero ese día hubo un motivo para esa locura”, dijo el representante Jamie Raskin, el fiscal en jefe, quien señaló a Trump como el instigador.

Y cuando esta turba irrumpió en el Senado y atacó la Cámara de Representantes y agredió a los agentes del orden, él veía en televisión como si fuera un reality show. Estaba regodeado con eso”.