Foto: Especial
El piloto de Force India asegura que el Gobierno mexicano juega un papel crucial en la ampliación de contrato de la F1

Sergio Checo Pérez es un cónsul simbólico. En cada charla que ofrece enfatiza en que su país aún requiere ayuda. "Es una exposición que pone a México en los ojos del mundo y muestra al gran país que somos. Hay pocos eventos en los que se puede mostrar bien como lo es la Fórmula 1". Y sus compatriotas buscan agradar a la F1 para prolongar su contrato después de 2019. "Si se pierde el Gran Premio sería la última vez que la Fórmula 1 visite México", opina el mexicano.

El retorno de la máxima fiesta motorizada a México se concretó tras 23 años de ausencia. El contrato del Gran Premio tiene vigencia hasta 2019, un año antes se realizarán los comicios electorales mexicanos para definir presidente. "Espero que [la transición de presidente] no llegue a afectar. Sería ilógico, pase lo que pase con los gobiernos, no mantener este espectáculo, este momento, para mostrar el gran país que es", dice el piloto estrella de Force India, séptimo en la clasificación.

Mientras Pérez atiende a unos cuantos periodistas en el garaje de su escudería, juguetea con el casco que portará este fin de semana. Es rosa, igual que su uniforme y monoplaza, tras el acuerdo con un patrocinador. El de este Gran Premio es especial, tiene en la parte superior un mapa de México, con una estrella que señala la capital y, en la costa del Pacífico, un epicentro. Es, a su forma, un homenaje a los afectados por los terremotos en su país en septiembre pasado. "Lo diseñé yo con el [trabajador] que me los pinta. Es filandés. Lo que quise hacer para recordar al mundo qué hay mucho qué hacer. Será subastado", explica.

Checo Pérez habla con cierta pesadumbre sobre sus aspiraciones en el fin de semana. "Hay dos categorías en la Fórmula 1: los primeros tres equipos [Mercedes, Ferrari y Red Bull] y luego los demás" menciona y añade "tenemos una buena posibilidad, este fin de semana, de hacer muy bien las cosas". Una de las mejoras de su auto será el cambio de piso.

"Un 95 % de resultado es el sábado. Necesitamos una buena calificación para tener un buen resultado el domingo. La arrancada, junto con la calificación, es el 95 % del resultado porque no hay mucho que se pueda hacer. La estrategia tampoco cuentamucho", analiza Pérez, visto como el prócer del automovilismo en México.

Si algo le ha caracterizado al piloto mexicano es su capacidad de ser agresivo ante cualquier vehículo. Cuando se trata de encerronas y rebases, Sergio Pérez se apunta. "Eso viene del hambre, de las hacías de salir hacia adelante", dice. Para este año ve complicado adelantarse a sus rivales.

En cuanto Checo responde la última pregunta de los periodistas mexicanos, recibe la propuesta de su jefe de prensa. "Puedes explicarle frente a la cámara el significado de tu casco", le piden. "¡Claro! ¿En inglés?", responde. Este fin de semana, por lo menos, Checo muta a embajador no oficial de México.