Foto: Especial
El objetivo será que ambas marcas aumenten sus ventas en regiones clave

Con los altos costos de investigación y desarrollo en la industria automotriz, han llegado asociaciones y alianzas que hace unos años parecían imposibles.

Ya lo vimos con la de Ford-Volkswagen, anunciada en enero, o la posible BMW-Mercedes-Benz, marcas históricamente rivales. Ahora las firmas japonesas Toyota y Suzuki tendrán su propia versión a nivel global.

El objetivo será que ambas marcas aumenten sus ventas en regiones clave. Los autos que se desarrollen producto de este trabajo conjunto se centrarán principalmente en Europa, India y África.

Toyota concederá que Suzuki use su sistema híbrido y hacer su propia versión de sus autos más populares: Corolla y RAV4. Estos llegarían a complementar el portafolio de la marca de la S y no a remplazar modelos existentes. Lo que aún no está claro es si estos modelos llevaran emblemas especiales en los extremos o si habrá un intento por darles un distintivo de Suzuki.

 

Como compensación, la firma que hace el Swift ayudará a Toyota en la India, mercado que han dominado desde hace algunos años. El sedán Ciaz y el monovolumen Ertiga llevarán el logo Toyota para este mercado asiático. Para el mercado africano, además de estos dos modelos, el Baleno y el Vitara Brezza se unirán al portafolio de Toyota.

En el mercado de Europa, Suzuki tiene casi nula presencia mientras que Toyota lucha por vencer a rivales locales como Peugeot, Volkswagen y Renault. Según el sitio Leftlane News, Toyota construirá el Corolla de Suzuki en Reino Unido para finales de 2020.

Por su parte, Suzuki permitirá a la otra marca que construya motores en Polonia y los instale en sus compactos, aunque no se ha dicho que motores serán. Ambas empresas se dicen abiertas a hacer más profunda esta asociación, pero que seguirán siendo competencia en Japón y en todo el mundo.