Archivo
Según la Evaluación del Simas los niveles están por encima de la Norma Oficial Mexicana

Según la Evaluación del primer semestre de 2019 del Simas Torreón para medir el arsénico en el agua de los pozos de la ciudad, el 40% resultó con niveles por encima de la Norma Oficial Mexicana, que es de 0.025 miligramos de arsénico por litro de agua.

Los resultados están publicados en el portal de transparencia de las obligaciones del Simas Torreón. En total fueron 32 de 80 pozos activos los que arrojaron niveles por encima de lo permitido, la cantidad más alta desde que se lleva una medición.

De hecho, a comparación de la última medición de los niveles del metal, realizada el año pasado, aumentó 146% la cantidad de pozos contaminados, pues en 2018 el total era de 13 pozos por encima de la norma.

Los 32 pozos contaminados con arsénico, contradicen las declaraciones del gerente de la paramunicipal, Juan José Gómez, quien hace unos días había declarado que eran 18 los pozos con altos niveles de arsénico. También contradicen al alcalde Jorge Zermeño, quien había inclusive recomendado beber agua de la llave.

Así mismo, prácticamente todos los pozos muestran aumentos en sus niveles de arsénico. El más contaminado, el pozo 41 de la colonia Centro, pasó de 0.0498 mg/l a 0.0785 mg/l de una medición a otra. “Se han acelerado de una manera increíble”, subrayó Francisco Valdés Perezgasga, ambientalista e investigador del Instituto Tecnológico de La Laguna (ITL).

‘VERDADERO ESTADO DE EMERGENCIA SANITARIA’

Valdés Perezgasga calificó el problema como un “verdadero estado de emergencia sanitaria”, pues comentó que el problema se está agravando y cada vez es peor porque la situación está afectando la salud de más personas.

Señaló que los primeros que deberían de estar en la línea de fuego para enfrentar el problema son el alcalde y el gerente de Simas, así como la secretaría de Salud.

“Deberían velar por el bienestar de todos los gobernados. Pero en lugar de eso, el alcalde invita a todo mundo a tomar agua de la llave, prácticamente los está invitando a que tomen veneno. Eso es irresponsable. No están dimensionando el problema como un asunto de emergencia sanitaria”, opinó Valdés Perezgasga.

Así mismo, el investigador apuntó que los pozos con arsénico son desde un nivel optimista, pues si se toma el límite permisible de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que es de 0.010 mg/l, prácticamente todos estarían contaminados. Según la última evaluación, únicamente 9 pozos estarían por debajo de la norma internacional.

“Los pozos que superan la norma deberían estar clausurados y el gobierno debería tener mecanismos paralelos donde proveyera de agua potable, pero para el gobierno esa solución no es viable y sí una planta potabilizadora de miles de millones de pesos o dólares. Los ciudadanos tenemos que exigir a la autoridad municipal, estatal y federal, que ya hagan algo”.

Los resultados están publicados en el portal de transparencia del Simas.