Composición. La exposición titulada ‘Tonos’, que se inaugra este sábado 12 de octubre en el MAG, es un reflejo del día a día del artista, esa mezcla entre la música y las artes visuales. | Foto: Cortesía
La exposición muestra el trabajo más reciente del artista visual saltillense; una serie de grabados al aguatinta y aguafuerte sobre su cotidianidad

Entre sesiones de producción y ensayos el estudio se ha llenado de latas, botellas, vasos con alcohol y colillas de cigarro; una guitarra eléctrica descansa sobre la pared y los amplificadores suelen hacer de mesillas, mientras el entorno se distorsiona con patrones lineales y la imagen es plasmada en serie.

El ambiente cotidiano de Roy Carrum se divide entre la música y las artes visuales y en su serie “Tonos” busca retratar estas escenas con las que toma distancia de su habitual práctica plástica al entrar en el terreno de la gráfica y la composición monocromática.

En entrevista con VANGUARDIA, el artista saltillense habló sobre esta exposición, que se inaugura el sábado 12 de octubre en el Museo de Artes Gráficas en el marco del Festival Internacional de las Artes Julio Torri.

“Tiene que ver con cosas musicales, la mayoría tiene como instrumentos, discos, aparatos que hacen ruido en algún momento, como cd’s; hay dos vertientes, algunos son como bodegones, más clásicos, y otros tienen estos patrones”, expresó.

Carrum, quien suele trabajar la pintura sobre bastidor en composiciones muy coloridas, reconoce la diferencia que marca en su cuerpo de obra esta serie hecha al aguafuerte y aguatinta —una técnica que poco había explorado hasta la fecha— y por la ausencia de color en la misma.

El nombre está relacionado tanto con su acepción musical como pictórica, aunque en el caso de la primera señaló que es mucho más adecuado el inglés “tunes” el cual se refiere a melodías o canciones breves, como las que aluden sus imágenes y simbólicamente acompañan a cada escenario.

Las obras, en particular las que realizó después de recibir la invitación para formar parte del FIAJT —y que por la misma razón fueron hechas en menos de mes y medio con un enfoque similar entre ellas—, presentan en la composición elementos gráficos y tipográficos como patrones lineales y palabras que enriquecen la obra visualmente y juegan dentro de los espacios que de otro modo estarían en blanco.

Sobre estos patrones expresó que surgieron “porque empecé a hacer cosas en cerámica. Hace un año estuve en Cuernavaca y empecé a hacer cerámica y el negro en ella marca un montón y empecé a seguir patrones de los pisos y las paredes”.

Al respecto de los temas afirmó que sí son escenas de su cotidianidad: “Todos son como cosas que yo he registrado, algunos son como interiores, otros son lugares en los que he estado y lo que me interesa es registrar mi particularidad, aunque también la estoy transformando un poco”.

Agregó también que las obras “las pienso en torno a música, las obras son como del tamaño de un LP, la mayoría son cuadradas por eso, trato de pensarlas como portadas de discos. Aparte tenía mucho tiempo que no creaba una expo de naturaleza muerta”.

Más arte en el FIAJT

Además de esta exposición, el Museo de Artes Gráficas inaugurará de manera simultánea la muestra “Gráfica Ludens” de Darío Castillejos y a fines de mes, el día 25 de octubre a las 17:00 horas llegará la serie Los Caprichos de Goya. Las primeras dos estarán por espacio de un mes mientras que la última se expondrá hasta enero del 2020.

Mientras tanto, en la Galería Urbana de las Rejas del Ateneo Fuente se inaugura este viernes 11 de octubre a las 10:00 horas la exposición fotográfica colectiva “Canadá, un país multicultural”, coordinado con la Embajada de Canadá, país invitado.