Archivo
Verónica Martínez, dirigente del partido en Coahuila, reiteró que el PRI Coahuila respeta la decisión de Beltrones, pero consideró que no debió haber dejado la dirigencia.

Con información de JOSÉ REYES/ ANTONIO RUIZ

En el marco de la renuncia de Manlio Fabio Beltrones como presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Verónica Martínez, dirigente de ese partido en Coahuila, consideró que los priístas deben de dejar a un lado la soberbia y los pelitos.

Martínez reconoció que los resultados de la jornada electoral del 5 de junio pasado, donde el PRI perdió las elecciones en siete de 12 entidades en el País, fueron uno de los factores que llevó a Beltrones a renunciar a la dirigencia, aunque no fue el único.

“Creo que sí fue una de las razones por las cuales el presidente Manlio anuncia esta decisión que él toma de manera personal, sin embargo, son muchos los factores, no solamente el tema de los resultados”, dijo la también diputada local.

Martínez reiteró que el PRI Coahuila respeta la decisión de Beltrones, pero consideró que no debió haber dejado la dirigencia.

“Para nosotros el Presidente Beltrones fue un gran dirigente, él tomó la decisión, no se la pedimos nosotros, yo difiero un poco de que él haya tomado esta decisión porque era un gran dirigente”, sostuvo en entrevista.

Por separado, Alejandro Gutiérrez, cercano colaborador de Beltrones y quien ocupó el cargo de secretario adjunto a la Presidencia del PRI, consideró que el partido debe modificar sus procedimientos e incluir a la sociedad civil. 

“Lo que queda claro es que el PRI tiene que modificar sus procedimientos, la inclusión de la sociedad civil, y lo remarco el voto duro del PRI como de otros partidos políticos no les da para ganar las elecciones ni al Revolucionario Institucional ni a ningún otro partido político”, aseveró Gutiérrez.