Foto: Especial
La obra abrirá la posibilidad de que empresas locales sean más competitivas para la proveeduría de bienes y servicios para la región, dijo su presidente

Ciudad de México. Con el Tren Maya habrá un reordenamiento territorial en el sureste del país y se evitará que continúe la expulsión de los habitantes de ciudades pequeñas y el abandono de actividades agropecuarias y artesanales en busca de trabajo en metrópolis más grandes, consideró el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), José Manuel López Campos, al presidir la toma de protesta del comité directivo de ese organismo en Mérida, para el periodo 2019 - 2020.

La obra abrirá la posibilidad de que empresas locales sean más competitivas para la proveeduría de bienes y servicios para la región, dijo.

Sin embargo, se debe garantizar la seguridad y pleno estado de derecho, con certeza jurídica y paz laboral para que más empresas nacionales y extranjeras inviertan en la zona sureste, advirtió.

El Tren Maya transportará carga y turismo, conectará destinos turísticos emblemáticos y áreas con potencial productivo de la región, lo que permitirá dinamizar el desarrollo de los cinco estados comprendidos en la ruta, generando oportunidades para la atracción de empresas y empleos.

Con la conectividad, los volúmenes y costos de carga ligados al nuevo ferrocarril se abrirá un nuevo mercado para los empresarios locales para proveer bienes y servicios entre las entidades de la región, con grandes ventajas logísticas, y oportunidades para el abastecimiento de productos agropecuarios y alimentos procesados, entre otros, fortaleciendo el mercado interno, explicó.

Se requerirán incentivos y mejores condiciones de competitividad, destacó el dirigente empresarial.