Foto: Lidiet Mexicano
El gobernador Miguel Ángel Riquelme anunció que este domingo iniciarían las descargas de 40 mil litros de agua para evitar que se propague más el fuego en la zona de la Sierra de Arteaga

La contratación de la aeronave Mc Donell Douglas DC10 Air Tanker para la extinción  del incendio forestal de la Sierra de Arteaga costó un millón de dólares al gobierno del estado de Coahuila.

Fue el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solis quien dio a conocer la información al momento que anunció que este domingo iniciarían las descargas de 40 mil litros de agua para evitar que se propague más el fuego.

Explicó pasó a paso este sábado se llevó a cabo la contratación del aeronave y los permisos que incluso fueron complicados procesarse, toda vez que se debe solicitar autorización para volar y también para realizar las descargas.

Él aeronave trabajará 30 horas y comenzará  inicialmente con 9 descargas que podrían incrementarse.

Dijo que las primeras actividades iniciarían  en el transcurso del día, únicamente se espera que mejora el temporal para iniciar con el combate al fuego.  

“Esperamos que el día de hoy se le de un buen avance al combate al incendio de Arteaga y como ya lo comentó el gobernador de Nuevo León nos hemos puesto de acuerdo para que en principio después de las descargas de Coahuila se puedan hacer en la Sierra de Santiago y tratar de apagarlo finalmente estamos de vecinos y el fuego cuando el viento corre hacia la parte de Saltillo o de Arteaga se nos regresa el peligro hacia las comunidades”

Expuso que este  sábado el incendio tuvo otra complicación sin embargo por la noche se vio un mejor panorama, al momento se han afectado con las llamas a más de 3 mil 500 hectáreas de la Sierra.

“Los dos incendios están por el 65 o 70 por ciento , yo creo que entrando la aeronave DC10 podamos dar en el reporte de la tarde dar buenas noticias entre hoy y mañana, estábamos esperando que ya pudiera entrar”.

Finalmente comentó que se espera con el apoyo de la aeronave se detenga el fuego hacia partes que están consideradas como muy secas toda vez que podría arrastrarse el incendio y complicar la situación.