Vigilancia. Uniformados llevan armas. Especial
Los puertos no han recibido importaciones de gasolina en más de cinco semanas

CARACAS, VEN.- El país con las mayores reservas de petróleo del mundo se está quedando sin gasolina, las pocas estaciones que aún abren están a cargo de soldados armados.

Los venezolanos, en cuarentena por el coronavirus, están acostumbrados a la escasez después de siete años de crisis económica, y los únicos que hacen fila para llenar los tanques de sus vehículos son personal de seguridad y proveedores de alimentos y artículos médicos designados.

De acuerdo a personas informadas sobre la situación y según datos de monitoreo de embarcaciones hechas por Bloomberg, los puertos no han recibido importaciones de gasolina en más de cinco semanas.

Además han estallado pequeñas protestas, lo que ha aumentado los temores de que se repitan los disturbios de años anteriores. Las agencias internacionales de ayuda dicen que no pueden actuar fácilmente. Y un mercado negro está creciendo en la capital debido a que ahora la gasolina –en esencia gratis durante décadas– se vende a 1.50 dólares por litro.

Desde hace 14 meses como parte del esfuerzo para derrocar a Nicolás Maduro del poder, Estados Unidos impuso sanciones  al petróleo venezolano, así los principales comercializadores se han alejado, lo que ha obligado a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) a buscar proveedores.