Monterrey y Tigres muestran un pobre futbol en un duelo marcado por una riña entre aficionados

Lamentablemente, el Clásico Regio en su edición 117 estuvo manchado por la violencia, a kilómetros de un atiborrado Estadio Universitario.

Y peor aún, el espéctaculo en el Volcán fue pobre y no ayudó para quitar el mal sabor de boca de la riña entre los "Libres y Lokos" y la "Adicción", pues el encuentro entre ambas escuadras terminó en un ratíquico 0-0.

A pesar de haber presentado lo mejor de cada una de sus plantillas, ni Ricardo "Tuca" Ferretti ni Diego Alonso pudieron remediar el encuentro más importante en la Sultana del Norte.

Tras el resultado, lo futbolístico pasó a menor grado, pues un reprobable hecho se volvió a reproducir en el futbol mexicano.

Fue en la avenida Aztlán, cerca de la línea del metro, donde integrantes de las porras entre Monterrey y Tigres se encontraron para iniciar una batalla campal, encendidos por el duelo que disputarían más tardes sus equipos.

Hinchas de los felinos estuvieron apunto de ser atropellados por el vehículo de una persona, hasta el momento no identificada, que según imágenes que circularon en redes sociales, huía de piedras y objetos que le eran lanzados en su unidad.

Y, como si esto fuera poco, fans de los Rayados atacaron a un aficionado Tigre de manera salvaje, siendo agredido por tabiques y apuñalado a un costado del cuerpo.

La Fiscalía General de Justicia del Estado y la Agencia Estatal de Investigaciones y el Instituto de Criminalística y Servicios Periciales revelaron en un comunicado que ya se encuentran realizando la averiguación pertinente sobre dicha situación, asegurando, hasta el cierre de edición, que el joven identificado como Rodolfo Manuel, de 21 años, se debatía entre la vida y la muerte, encontrándose en estado crítico, tras salir de una cirugía en la zona de la herida.

Tomada de Twitter

Al respecto, la Liga MX lanzó un comunicado en donde exigió a las autoridades investigar y esclarecer dicho hecho que provocó el repudio tanto en redes sociales, como periodistas y protagonistas del medio deportivo e informativo.

Asimismo, se supo que, presuntamente, un individuo de nombre Aaron García o Alan García, habría sido quien inició el ataque al joven pertenciente a la barra "Libres y Lokos".

Tomada de Twitter
Tomada de Twitter

GRIS FUTBOL

En el campo, los dos clubes se encargaron de que se hablara más de la violencia que de su rendimiento en el mismo.

Los primeros 45 minutos fueron infumables, ni André-Pierre Gignac o Rogelio Funes Mori hicieron "temblar" la portería de Marcelo Barovero o Nahuel Guzmán, realizando sólo dos y un disparo al arco respectivamente.

Para el segundo tiempo, Tigres fue quien propuso más en el encuentro, pero dicha emoción llegó hasta los últimos 20 minutos del mismo.

Gignac aprovechó un balón que llegó desde el tiro de esquina para rematar de cabeza, pero Barovero mandó la de gajos fuera de su meta, lo que se convirtió en la mejor atajada del encuentro.

Para restarle más espectacularidad, Juninho salió expulsado a los 76 minutos por una falta a Jesús Gallardo justo en los linderos le área, que terminó en un tiro libre de Dorlán Pabón desviado a un lado de la puerta del "Patón" Guzmán.

Esto, más una lesión de José María Basanta en los primeros minutos del juego, fue lo más sobresaliente de un Clásico Regio que provocó más bostezos que festejos y que estuvo marcado, por un capítulo más de violencia en el futbol mexicano.

Tomada de Twitter