EFE
Los aficionados celestes no tomaron de buena manera la eliminación de su equipo

La derrota del Cruz Azul a manos del América no dejó contentos a los fanáticos cementeros, que se manifestaron con violencia. 

Al finalizar el partido, la policía se enfrentó con un grupo de aficionados de la Máquina, al interior del Estadio Azteca.

Sin embargo no fue el único problema. Antes de comenzar el partido, mientras los camiones circulaban sobre Circuito Azteca un grupo de seguidores americanistas atacaron con piedras las unidades, rompiendo los vidrios.

Algunos cruzazulinos se bajaron de los autobuses e intentaron hacer frente a la agresión pero la policía intervino para evitar que escalara la violencia.

De este incidente quedaron detenidos alrededor de 30 personas que fueron llevados ante el Agente del Ministerio Público.