En las 19 semanas previas se acumularon 301 decesos. HÉCTOR GARCÍA
Torreón encabeza fallecimientos con 108 durante la pandemia. Del 13 al 19 de julio se sumaron 104 decesos

El COVID-19 se vuelve cada semana más letal en Coahuila. La semana que cerró, la número 20 desde que se registró el primer contagio en la entidad el 29 de febrero, sumó 104 fallecimientos, el 25.6 por ciento de los 405 acumulados durante toda la pandemia.

Con los 11 decesos de ayer, el periodo comprendido entre el 13 y 19 de julio se convirtió en el más mortífero, reafirmando que el repunte de casos este mes marca un antes y después en la batalla contra el coronavirus, la cual exige una corresponsabilidad máxima de los ciudadanos con las autoridades.

En los últimos siete días también se añadieron mil 652 nuevos casos positivos de la enfermedad, es decir, un promedio de 236 diarios, equivalentes a 9.8 cada hora.

Este domingo la Secretaría de Salud estatal reportó 224 contagios más, con los que Coahuila se ubicó en ocho mil 759 durante la contingencia, de los cuales tres mil 376 se encuentran  activos.

Además, cuatro mil 978 personas han logrado vencer al COVID-19 en las 20 semanas.

Ayer el municipio de Piedras Negras encabezó la estadística de nuevos enfermos, con 72 en las últimas 24 horas, seguido por Saltillo (30), Acuña (23), Francisco I. Madero (21), San Pedro (21) y Torreón (19).

No obstante, Torreón continúa con la mayor cantidad de casos activos (773), seguido de Acuña (548), Piedras Negras (476), Monclova (303), San Pedro (300) y Saltillo (284).

SURESTE SIGUE AL 46%

La Secretaría de Salud informó que en la entidad hay actualmente 465 hospitalizados, de los cuales 106 se encuentran en instituciones médicas de Saltillo, en donde existen 230 camas COVID-19 (según la última actualización del Subcomité Regional), por lo que la ocupación en el Sureste se mantiene en 46 por ciento.

Por el panorama que se vive en Coahuila, los gobiernos estatal y municipales enfatizan a la población la urgencia de resguardarse en casa y salir solo si es estrictamente necesario, para efectuar actividades esenciales.

Así como utilizar obligatoriamente el cubrebocas y mantener las medidas de sana distancia.