Foto: Especial
La planta Volkswagen de Cuautlancingo parará durante el mes de junio la producción de los vehículos Jetta, Tiguan y Taos, lo que también obligará a detener actividades a las proveedoras de autopartes

PUEBLA, Pue.– A causa del desabasto mundial de chips y por efectos que ha generado la pandemia, la planta Volkswagen de Cuautlancingo parará durante el mes de junio la producción de los vehículos Jetta, Tiguan y Taos, lo que también obligará a detener actividades a las proveedoras de autopartes.   

El Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Similares y Conexos Volkswagen de México (Sitiavw) informó este jueves en un comunicado que el segmento Jetta hará paro técnico del 2 al 28 de junio, el de la Tiguan del 4 al 29, y la Taos del 10 de junio al 2 de julio. 

“Como todos sabemos, la pandemia que vivimos, entre otros efectos, ha generado afectaciones a nivel global en la industria, incluyendo la automotriz. El desabasto de semiconductores ha venido afectando la producción en la empresa y aun cuando ésta ha tratado de minimizar los impactos, lo cierto es que sigue siendo complejo garantizar la disponibilidad de chips”, explica el Sitiavw. 

Señala que, en negociación con la empresa, se logró reducir “al máximo” la duración del paro, ya que estaba previsto que abarcara un mayor tiempo. 

En ese sentido, indica que se acordó adelantar el periodo vacacional de la planta de la semana 29 a la 25 de 2021, para que cinco días del paro sean considerados como parte de este beneficio. En el resto de los días, los trabajadores obtendrán un aproximado del 70% del salario semanal. 

El dirigente de la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (FROC), René Sánchez Juárez, dijo que esta suspensión de actividades en la VW y otras firmas automotrices del país, generará que más de 30 mil trabajadores de proveedoras de autopartes de Puebla también se vayan al paro.  

Expuso que se sostienen pláticas con los empresarios con el fin de evitar despidos y para que a los trabajadores se les siga pagando al menos un 50 por ciento de los salarios.