Foto: Especial
A pesar de la liberalización del mercado, los combustibles mantienen una tendencia a la alza y el precio de la gasolina en México ha aumentado de manera alarmante desde enero 2017 y este escenario podría mantenerse en un futuro cercano

Ciudad de México.- De acuerdo a cifras de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), a partir de enero de 2017 el aumento en el precio de las gasolinas ha hecho que los consumidores paguen un sobre precio de 29.7 por ciento por la Magna y de 19 por ciento por la Premium, esto con respecto al costo del combustible que se vende en los Estados Unidos.

Es decir, en México las gasolinas son mucho más caras y su precio sigue aumentando. Esto ha afectado los niveles de inflación y la economía de las familias, por lo que al menos dos candidatos presidenciales han anunciado que en caso de ganar las elecciones, implementarán medidas para contener estos aumentos.

Congelar precios

Esta medida ha sido presentada por el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, quien señaló que en caso de ganar, se congelarían los precios de las gasolinas en términos reales y solo se ajustarían en proporción de los índices de inflacionarios.

Pero según el banco Barclays, está medida si bien es viable en su aplicación, tendría efectos negativos a largo plazo en las finanzas públicas del país.

“Requeriría un subsidio creciente que podría alcanzar hasta el dos por ciento del PIB en los primeros años, que debe ser financiado por el gobierno federal o Pemex”, dijo la institución financiera británica.

Y aunque puede funcionar de manera inmediata, en algún momento habría otro “gasolinazo” como el de 2017, según la perspectiva de Sergio Luna, director de Estudios Económicos en Citibanamex.

“El costo de mantener estos apoyos se puede hacer sustancial, induciendo a soltar los precios de los combustibles”, explica el analista.

Reducir impuestos

Otra posibilidad ha sido planteada por el candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, quien afirmó que se pueden reducir los impuestos a las gasolinas, pero esta propuesta es muy similar a la que actualmente se aplica y que ha tenido pocos resultados positivos.

Sin embargo, para algunos empresarios gasolineros, el problema radica precisamente en esto, en los impuestos y proponen eliminar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), con tal de reducir el precio.

Para Paul Karam, director general de Hidrosina, “el precio de la gasolina en México podría bajar entre 20 y 30 por ciento si le quitaran los impuestos”, ya que es la proporción de la carga tributaria que se tiene que pagar por estos combustibles.

En ese sentido, en declaraciones para El Sol de México, el empresario afirmó: “el gobierno tendría que apretarse más el cinturón al dejar de recaudar varios cientos de miles de millones de pesos” para favorecer la economía de la sociedad.

Pero con estos escenarios, “existe un alto riesgo de desviación de la política fiscal en cualquier escenario”, asegura Barclays.

Aumentarán los precios en el verano

Pero lo cierto es que las condiciones del mercado actual apuntan a que tendremos un verano caluroso y esto traerá consigo un aumento en el precio de las gasolinas.

De acuerdo a Jaime Brito, vicepresidente de desarrollo estratégico de negocios en América Latina en Argus Media, los factores que llevarán a este escenario son un dólar más caro, efectos del clima y mayor demanda de combustibles en los Estados Unidos.

“Esto no es un pronóstico, es un análisis cualitativo de las variables: el precio en estación de gasolina podría seguir subiendo durante el verano, al menos tomando en cuenta estos factores”, concluyó el experto.

Fuente: EL SEMANARIO