El Presidente señaló que el caso ya es investigado por las autoridades correspondientes, mientras aseguró que acciones como las ejecuciones extrajudiciales ya no están permitidas

Respecto a las ocho presuntas ejecuciones extrajudiciales en Nuevo Laredo y luego de que una organización activista denunciara que habrían sido cometidas por elementos de la policía estatal de Tamaulipas con la presunta presencia de personal del Ejército, AMLO respondió:

“Tengo entendido que la Fiscalía está haciendo una investigación sobre eso, pero nosotros ayudamos en todo. No queremos violación de derechos humanos. No se permite. No se permiten ejecuciones, tiros de gracia, rematar heridos. A nadie, a ningún ser humano. Eso no se va a tolerar. La instancias correspondientes investigan con libertad y si hubo excesos, se debe castigar con todo rigor”.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Fiscalía General del Estado (FGE) de Tamaulipas informaron a través de comunicados sobre la apertira de investigaciones al respecto, aunque la dependencia procuradora de justicia dice que, según los datos iniciales, se trató de un enfrentamiento entre policías estatales y "civiles armados".

El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, un grupo activista local de cinco hombres y tres mujeres fueron ejecutados el pasado 5 de septiembre tras ser sustraídos de sus casas y llevados al domicilio de un ex empleado de una empresa refresquera, que también fue una de las víctimas. En este inmueble ocurrió la supuesta ejecución.

El Presidente, sin embargo, aprovechó para lanzarse nuevamente contra la CNDH: “Ya no vamos a masacrar a la población civil ni a nadie. Eso ya no se va a implementar nunca más, nunca se va a dar una orden en ese sentido. Era una estrategia equivocada y además inhumana, que violaba los derechos humanos. Por eso a veces cuestiono la actitud de Derechos Humanos [CNDH] de manera respetuosa, porque eso ameritaba denuncia fuerte y nunca hicieron nada. La Comisión [Nacional] de Derechos Humanos se hizo de la vista gorda, así como muchas organizaciones de la llamada organización civil y alguna prensa”, dijo.

En redes sociales la CNDH detalló que emitieron medidas cautelares para la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Gobernación de Tamaulipas con la finalidad de evitar actos de represalias contra las personas que han dado su testimonio a medios de comunicación.

 

De acuerdo a los datos y testimonios recabados por el dirigente del Comité, Raymundo Ramos, el escenario fue manipulado para colocarles uniformes y armas y tacharles de delincuentes muertos en un enfrentamiento, como se afirmó en el parte oficial de los sucesos de ese día.

Los vecinos entrevistados por el Comité aseguran que escucharon detonaciones espaciadas, pero no balaceras ni ráfagas. En declaraciones a Milenio Televisión, el Subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, calificó los hechos como “gravísimos”, y dijo que “el Gobierno federal de ninguna manera va a tolerar ninguna práctica como una ejecución extrajudicial y deben deslindarse las responsabilidades”.

Nuevo Laredo es una de las ciudades fronterizas elegidas por Estados Unidos para que los solicitantes de asilo aguarden la resolución de su proceso en ese país, y es también una localidad de fuerte actividad del crimen organizado.