Foto: Especial
La casa japonesa fabricante de motocicletas de alta cilindrada presentó un modelo muy especial con la presencia de Valentino Rossi

En el año 2015, durante la celebración del Tokio Motor Show, fue presentado un prototipo que llamo mucho la atención, se trataba de una moto pilotada por un robot. Aunque esto parece un tema sacado de una película de ciencia ficción podemos asegurar que ya se trata de una realidad y que la tecnología de la conducción autónoma ya es posible en una motocicleta. Aunque para algunos esto no represente la opción más confiable.

De los sueños a la realidad

En ese sentido debemos considerar que desde hace algunos años el temas de los vehículos eléctricos y autónomos se ha convertido en algo muy cotidiano, aunque en esta oportunidad el vehículo continúa siendo del tipo tradicional, lo que está variando es la forma de conducción, y resulta muy curioso ya que su piloto es un robot. Desde los propios inicios el hombre se encuentra en la búsqueda de poder hacer realidad un sueño que lo ha cautivado desde siempre, la conducción autónoma. Le costó algún tiempo entender todos los aspectos que encerraba realizar este sueño, pero hoy en día, el hombre es consciente de saber que para lograr su objetivo debe ser capaz de plasmar en el cerebro de un chip de la maquina la definición de conducción autónoma, lo que quiere decir que la maquina debería poder interpretar este concepto mas o menos de la siguiente forma: " la conducción autónoma se puede definir como un automóvil que es capaz de imitar las capacidades de control y manejo humanas, y de percibir el medio ambiente que lo rodea, interpretándolo y empleando sistemas de control sin la necesidad de que intervenga el hombre".

En los últimos años, y gracias a los grandes avances tecnológicos logrados en este campo, podemos contar entre nosotros algunos modelos de coches híbridos y otros 100% eléctricos, asi como también motocicletas; en el caso de las motocicletas, sus avances se han dado un poco lento y como se comentó al inicio de este articulo la marca japonesa Yamaha ya tiene algún tiempo trabajando en este tema. En 2015 presentaron su prototipo de un robot conduciendo una moto, pero hace unos pocos días dejo en claro que ya no se trata de un concepto, sino que por el contrario, una realidad que se ha traducido en la práctica de algunas pruebas interesantes.

Pruebas con Valentino Rossi presente

Para llevar a cabo estas pruebas Yamaha, de la mano con Cycle World, construyeron un robot de aspecto humanoide fabricado en fibra de carbono y aluminio al que llamaron Motobot, con un peso de apenas 45 kilogramos y que en su interior dispone de sensores de posicionamiento, chips y microchips capaces de recopilar información que en el futuro podrá ser utilizada; no es tan descabellado imaginar que a futuro puedan crear una motocicleta que utilice toda esta información y que ya no sea necesario el robot sino que esta información este integrada en uno de los microchips propios de la moto. Para realizar la prueba decisiva se invitó al nueve veces campeón del mundo, Il Dottore, Valentino Rossi. El lugar de la prueba fue el circuito Thunderhill Race Park.

Resultados positivos

En la prueba en sí se observó como con mucha precisión el robot usó el embrague, las marchas, el acelerador, frenos, y la dirección, ambos pilotos montaron el mismo modelo de moto una YZF-R1M de serie. Valentino Rossi no tuvo ventajas por los anclajes que se ven en la moto. El robo tuvo a su favor el peso ya que solo pesa 45 kilogramos, aunque debemos reconocer los años de experiencia que le lleva El Doctor a este aprendiz. Al finalizar la prueba se registró un tiempo a favor de Rossi de 85,740 segundos en completar la prueba mientras que el Robot fue 30 segundos más lento. Esto nos hace pensar que es muy buen tiempo tomando en cuenta que el robot, a diferencia del humano, no puede utilizar su cuerpo para manejar la moto con su peso a favor, ni utilizar su tórax elevándolo o pegándolo al tanque de la moto para aprovechar la aerodinámica que le ofrece ese movimiento tal y como lo hacen los pilotos de competición profesional, pero hay que reconocer el mérito alcanzado por este robot al poder conducir un vehículo de dos ruedas a más de 200 kilómetros por hora.

Está claro que todavía debemos esperar algunos años hasta que una maquina pueda igualar la conducción humana y pueda ser capaz de predecir ciertos aspectos como adelantarse a los movimientos de los demás pilotos, adelantar frenadas y aceleraciones, pero hasta ahora es un indicador de que la conducción autónoma para motocicletas está en el camino correcto.

Fuente: MotoryRacing