Han muerto de COVID-19 cuatro pacientes del IMSS que habían sido vacunados en Coahuila

Monclova
/ 26 junio 2021

Uno ya tenía el esquema de vacunación completo, incidieron padecimientos crónico degenerativos y llaman a vacunados a seguir tomando precauciones

Al menos cuatro personas han muerto por COVID-19 en clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Coahuila, pese a que ya habían recibido al menos una dosis de la vacuna contra la enfermedad, según informó el delegado estatal, Leopoldo Santillán Arreygue.

El funcionario señaló que dos de los pacientes eran originarios de Saltillo, uno de Monclova y el otro de Torreón. Detalló que los fallecidos tenían entre 58 y 65 años de edad.

Santillán Arreygue explicó que tres de los cuatro pacientes habían recibido la primera de las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19 y el otro ya tenía el esquema de vacunación completo (dos dosis), sin embargo se infectaron y, al padecer enfermedades crónico degenerativas, su estado de salud se complicó y fallecieron. Aclaró que su muerte no se relaciona a una reacción de vacuna.

La vacuna no es un tratamiento, es una acción preventiva, a nosotros nos queda ponernos en las mejores condiciones para que, si somos víctimas de una condición de COVID-19, nuestro organismo se defienda adecuadamente”.

“Estamos hablando de que son pacientes crónico degenerativos con más de 65 años que tenían comorbilidades serias, es decir, recordemos que las personas de la tercera edad su sistema inmunológico es menos eficaz de lo que pudiera tener un joven, aun con el reforzamiento de las vacunas, y si se agrega a pesar de ello comorbilidades como la diabetes, hipertensión o problemas cardíacos u oncológicos, el pronóstico se convierte en una situación que no permea a favor de la salud, pero no tiene que ver con la vacuna”.

Expuso que, a pesar del avance que lleva el proceso de vacunación en el país, el virus también va avanzando, ha mutado y tiene cepas más agresivas y con más facilidad de contagio, como es el caso de la variante “Delta plus”, por lo que señaló que los ciudadanos no pueden bajar la guardia, aunque ya estén vacunados.

Ante los riesgos que sigue representando para la ciudadanía la presencia del COVID-19, Arreygue dijo que la vacuna no es un tratamiento, sino un acto preventivo, por lo que exhortó a los ciudadanos a acudir regularmente a consulta para fortalecer su sistema inmunológico.

“La vacuna no es un tratamiento, es una acción preventiva, a nosotros nos queda ponernos en las mejores condiciones para que, si somos víctimas de una condición de COVID-19, nuestro organismo se defienda adecuadamente”, dijo.

Por otro lado, Santillán Arreygue dio a conocer que, una vez iniciado el programa piloto de regreso a clases presenciales en Coahuila, en el IMSS se ha tenido conocimiento de contagios de menores de edad, aunque no especificó cuántos casos han registrado.

“Sí ha habido casos positivos en menores, pero han sido identificados antes de llegar con nosotros, si vienen fue porque en otras instituciones los muestrearon y vienen preocupados para la atención porque son sus derechohabientes, la Secretaría de Salud es quien debe de pronunciar esto”.