Evidencian a los autos con bajo nivel de seguridad más vendidos en México

Dinero
/ 22 octubre 2021

Al menos 1.5 millones de automóviles de baja seguridad se vendieron entre los años 2015 y 2020

El Nissan Versa, el March y el Tsuru, así como el GM Beat/ Spark, GM Aveo, GM Matiz, el Ford Figo y el Volkswagen Gol fueron los autos de ‘baja seguridad‘ más vendidos en los últimos años en México.

Así lo reportaron las organizaciones El Poder del Consumidor, Refleacciona con Responsabilidad y el Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe, Latin NCAP, que presentaron la campaña “Qué tan seguro es tu auto”, con el objetivo de exponer el alto riesgo para la ciudadanía que significan los 1.5 millones de automóviles de baja seguridad que se vendieron entre los años 2015 y 2020.

A partir de un análisis, se constató que 1.5 millones de automóviles fueron calificados con 0 y 1 estrellas en su evaluación de desempeño de seguridad en Latin NCAP, y que, de acuerdo con su pobre resultado en protección tanto para ocupantes adultos como infantiles, representan, actualmente, un riesgo elevado para la población.

De acuerdo con información del Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (STCONAPRA), en México, cada año pierden la vida en siniestros viales alrededor de 16 mil personas, 44 diariamente, mientras que alrededor de 134 mil personas resultan lesionadas y, de éstas, 40 mil adquieren algún tipo de discapacidad permanente.

Relacionado: Robo de autos bajó 17%, cuáles son los más robados y donde más ocurre

La campaña busca concientizar a los consumidores sobre la seguridad vehicular e invita a la industria a mejorar sus estándares de seguridad para la población en México.

“Buscamos que los consumidores conozcan el riesgo que implica adquirir un auto de baja seguridad para que puedan tomar una mejor decisión de compra. Para ello, es muy importante que cuenten con la información necesaria y oportuna, teniendo, por ejemplo, acceso a las calificaciones de pruebas de desempeño para saber qué autos nos podrían proteger mejor. Y, por otro lado, es fundamental que la industria se comprometa a que toda la oferta de autos sea de mayor seguridad, lo cual, ampliaría de manera importante, la protección que dichos autos brindarían en caso de un siniestro vial”, señaló Stephan Brodziak, Coordinador de la Campaña de Seguridad Vehicular de El Poder del Consumidor.

“Es muy indignante que a pesar de los beneficios que ha recibido la industria automotriz para establecerse y consolidarse en México, no exista una reciprocidad en cuanto a la seguridad que los fabricantes de autos brindan a los consumidores en nuestro país. Las compañías utilizan el componente de la seguridad vehicular como una forma de obtener más ganancias, la siguen utilizando como un lujo que genera desigualdad, sin ningún miramiento ético”, aseveró.

Por su parte Alejandro Furas, Secretario General de Latin NCAP, dijo que “los países que han sido exitosos en mejorar la seguridad vial, y en particular la seguridad vehicular, cuentan simultáneamente con normativa robusta y a la vez con un programa independiente de información para consumidores, como Latin NCAP. Al mismo tiempo se adhieren a la visión de Sistema Seguro el cual promueve la construcción de vías y automóviles a prueba de conductores potencialmente cada vez más distraídos. Lamentablemente México aún no ha encarado en absoluto ninguno de los dos aspectos mencionados.”

María José Sendra, directora de Comunicación de Refleacciona con Responsabilidad, mencionó que hoy en día “existe tecnología estandarizada en muchos países que contempla la protección a usuarios vulnerables, un ejemplo de ello, es el Estándar de Protección a Peatones, el cual tendría que ser un estándar común con que los fabricantes deberían diseñar los vehículos para México por la gran cantidad de peatones que terminan con una discapacidad permanente o que incluso pierden la vida a consecuencia de los siniestros viales”.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie