Subaru XV: un ‘suv compacto’ muy completo y con gracia

Motor
/ 30 julio 2022

Es una de las opciones más desconocidas y subestimadas en la categoría en México que se convierte en producto 360°.

CDMX.- El Subaru XV es una de las opciones más desconocidas y subestimadas en la categoría de los “SUV compactos” en México. Entrecomillas porque este modelo se queda a media tinta entre un SUV y hatchback, y eso no es malo, de hecho ahí está su gracia: termina siendo un producto muy 360º.

¿Por qué se queda a media tinta? A que el XV combina dos estilos. Tiene elementos de un SUV como Corolla Cross o CX-30 -contra los que compite directamente- y se nota, sobre todo, por la altura respecto al piso, por los pasos de rueda anchos y los rieles portaequipajes, pero a la vez opta por una silueta similar a la de un hatchback. No es ningún secreto que, de hecho, el Subaru XV es un Impreza Hatchback con tratamiento off-road.

Anuncio

Más allá de su carácter todoterreno, parece que su diseño da en el blanco al no apostar por líneas extravagantes o que dividan opiniones; es un diseño que puede gustar a mucha gente, sin que eso lo catalogue como desabrido. Su paleta de colores abarca desde discretos tonos monocromáticos, hasta pinturas más extrovertidas, como el amarillo del XV que probamos.

Al igual que en el exterior, a bordo del Subaru XV tampoco encontraremos formas extravagantes. El diseño me parece muy bien logrado en términos de funcionalidad. La pantalla está en una posición cómoda, los botones son fáciles de ubicar y hasta arriba del tablero hay una pantalla adicional con información de la computadora de viaje, de la música, de los asistentes y del programa todoterreno.

En términos de calidad y de selección de materiales, el Subaru XV también deja un buen sabor de boca. Hay muchas piezas de tacto suave y acolchado, con algunas piezas naranjas en contraste a lo largo de la cabina. Ninguna parte del interior llega a saltar a la vista o al tacto por sentirse económico o mal armado.

Anuncio

El equipamiento es otro aspecto digno de destacar, aunque por el precio sí hay algunas cosas que se extrañan. Vamos por partes. Esta versión tope de gama cuenta con quemacocos, infotenimiento con pantalla de 8” compatible con Android Auto y Apple CarPlay, asientos delanteros con calefacción y ajuste eléctrico del lado del conductor, paletas de cambio al volante, climatizador automático, faros de LED, llave inteligente y asistentes avanzados de manejo que, por cierto, son de los mejor programados que he probado hasta ahora.

En general es un vehículo muy completo, pero teniendo en cuenta que cuesta 579,900 pesos, hay algunas cosas que se extrañan: un espejo retrovisor electrocrómico, quizá un cuadro de instrumentos digital, un climatizador automático de dos zonas y vidrios traseros eléctricos de un solo toque.

Y ya hablando de los asientos traseros, hablemos de espacio. El Subaru XV es de dimensiones engañosas; se ve más pequeño de lo que en realidad es. El espacio para piernas es bueno, con suficiente lugar para rodillas y para colocar los pies bajo el asiento de adelante. A lo alto el espacio es correcto, aunque personas muy altas pueden sentirse algo apretadas. Lo único que se extraña en la banca trasera son más amenidades; no hay salidas de A/C ni puertos USB de carga. También se agradecería una cajuela un poco más amplia.

Anuncio

Lo mejor del Subaru XV sin duda está al volante. Es superequilibrado. Su nivel de comodidad no está peleado con buenas sensaciones de manejo. Por un lado tenemos una suspensión suave y con amortiguación capaz de absorber perfectamente impactos con baches. Ahí es donde recuerdas que este auto, al final, tiene cierto ADN de rally. Se siente robusto.

Bajo una conducción más demandante, hay poca tendencia a inclinar en curvas y que en todo momento se siente muy bien plantado sobre el asfalto. Transmite una buena sensación de confianza para pasar rápido por curvas, gracias a una dirección de buen tacto y a un sistema de tracción integral, que distribuye el poder entre ambos ejes, aporta un extra de tracción en situaciones de baja adherencia y añade peso en el piso del auto, lo que baja el centro de gravedad y contribuye a un mejor apoyo.

Lo interesante del sistema AWD es su capacidad todoterreno. Ojo, el Subaru XV no es un vehículo completamente off-road, pero su programa X-Mode se apoya en una sofisticada electrónica para repartir el poder entre ambos ejes de manera inteligente y si alguna llanta pierde tracción, enviará fuerza a otra para sacarnos del atasco. De su categoría, es el modelo más apto para salir del asfalto.

Hablemos ahora del motor. Es un bóxer de 2.0 litros, de 152 hp y 145 lb-pie, controlado mediante una transmisión automática CVT de siete cambios simulados. Con estas cifras, el XV sorprende por el nivel de respuesta en el día a día. Tiene la potencia necesaria para moverse con soltura en ciudad, sin sentir que viajas en un auto al que le cueste trabajo arrancar.

Al final, aunque no es rápido, con este motor resulta bastante equilibrado entre desempeño y consumo. En ciudad promedié 11.2 km/l, y con potencia en torno a 150 hp.

Lo más interesante, sin duda, está en el manejo. Tiene el grado de comodidad esperado de un SUV, pero con la agilidad y aplomo propio de un hatchback, sin renunciar a las cualidades todoterreno de un vehículo de tracción integral con modos off-road, además de buenos interiores, buen equipamiento y un altísimo nivel de seguridad. Lo único que le hace falta al XV es ser más conocido.

COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS
Síguenos en

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Sugerencias del editor