Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Soldados de Cristo

Politicón
/ 26 diciembre 2020

La pandemia se usa para suprimir la libertad personal. Los gobiernos para nada miden las devastadoras consecuencias económicas en los hogares

Ayer, celebramos el nacimiento de Jesucristo, a quien podemos considerar el libertador de nuestras capacidades humanas enfocadas hacia una causa trascendente: servir la creación de Dios. Ahora debe unirnos para salvar a México.   Si la cantidad de gobierno que requerimos es una cantidad fija, el cristianismo exige y demanda que cada uno de nosotros actuemos con un sentido altruista de auto-gobierno. No hagas a otros lo que no quieras te hagan. O dicho positivamente, haz a otros lo que quieres para tí.   Lo que no logremos auto-gobernándonos, es el hueco para dejamos que el gobierno nos llene de leyes y decretos. El gobierno encantado de prohibir. Lo estamos viendo con la pandemia. No salgas, no te reúnas, no trabajes, no viajes, no te quejes, ni rompas reglas. Ponte en manos del gobierno, es por el bien de todos.    La pandemia se usa para suprimir la libertad personal. Los gobiernos para nada miden las devastadoras consecuencias económicas en los hogares.   El isomorfismo estructural entre la Constitución de los Estados Unidos y la Biblia muestra que es una constitución cristiana. Hago notar que solo los cristianos evitan distinciones entre nosotros y “los otros”. Genera igualdad de derechos para todos. No se puede decir eso de judíos o musulmanes…¡y menos de los comunistas ateos!    Sin embargo, tanto allá como en México, vemos materializarse una ola socializante autoritaria que aplasta las libertades cristianas. China, los millonetas de Davos, y a los demócratas celebran el robo de la elección presidencial. Ansían tener en la Casa Blanca a un anciano globalista esclerótico y manipulable.    Este equipo globalista cuenta aquí con López Obrador, el peligroso mesías hazmereir. Su idea rectora: aumentar el peso del gobierno en la vida del ciudadano. Andrés regala dinero, compra votos, y coopta al ejército al tiempo que destruye la familia cristiana. 
El antídoto contra el autoritarismo globalista antidemocrático es el cristianismo. Por eso China persigue cristianos. Para eso murió la libertad de prensa en los Estados Unidos. Duro y dale contra la libertad de ideas, de reunión y… de religión.    El mayor promotor de votos ilegales de la historia resultó ser Mark Zuckerberg, el joven multimillonario dueño de Facebook. Si el fraude electoral lleva a Joe Biden a la Casa Blanca y obtiene la mayoría de senadores y congresistas de su lado, podemos decir adiós a la constitución de los Estados Unidos y su andamiaje de libertades cristianas. Habrá una transformación terrible.    A ese cambio radical le llaman el “great reset.” Sistema operativo mundial nuevo mi’jo; pa’que entiendas. Por ello, las libertades cristianas son nuestra defensa contra el gran reseteo ideado desde la cultura de la muerte. Controla natalidad destruye la cultura; fomenta el aborto y la confusión de género; y libera las drogas para crear el máximo número de zombies adictos e incondicionales.    El panorama se antoja desolador. Sin embargo, en el lado positivo, la pandemia ha despertado fuerzas ciudadanas participativas nunca vistas en México. Abundan los mexicanos que quieren tomar control de su destino personal y colectivo.   ¿Existe una guerra mundial de los gobiernos contra el cristianismo? Si, pero aquí es donde el ataque a la fe cristiana se torna un fuerte aglutinante.  Las libertades cristianas pueden generan confianza mutua y cohesión política.   El experimento socialista de López Obrador es un fracaso, es una la bandera negativa. La bandera positiva es la libertad y la soberanía de un pueblo que es mayoritariamente cristiano. Es imperioso divulgar un mensaje de optimismo y colaboración. No estamos para tolerar el pan y circo esclavizante de los césares romanos de las redes sociales.    2021 requiere apoyar plataformas políticas orientadas a la vida. Esto va más allá de las alianzas entre partidos. Debemos crear y fortalecer un gobierno basado en libertades cristianas, alejado de un socialismo ateo y deshumanizante. Deseo, para para salvar a México 2021, seamos todos soldados de Cristo.

COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie