Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

‘Syntegration’

Politicón
/ 5 diciembre 2020

Hoy recibí la mejor noticia en lo que va del año. Amplios detalles sobre la transformación que ha emprendido Volkswagen para modernizar la empresa y sus vehículos. Mejor aún, que los consultores son mis amigos los señores Malik en Suiza y como cereza en el pastel, tomando las ideas de mi otro amigo, el profesor Stafford Beer.

Han pasado 37 años desde que Stafford quiso ayudarnos en México. En 1983 él y yo propusimos que el gobierno mexicano hiciera una transformación radical. Desgraciadamente, De la Madrid se cerró, y lo único que obtuvimos de Stafford fue un memorandum que publicó El Norte, en el que decía que el país estaba organizado para producir corrupción.

Pero por lo visto ninguno de los partidos políticos quiso o pudo tomar ese consejo. Pasamos de los fraudes electorales de los 80’s a la crisis económica del ’94, al Gobierno de Fox, Calderón y Peña y el problema de la corrupción no solo no se resolvió, sino que creció.

Andrés Manuel López Obrador fue quien capitalizó ese malestar generalizado en el que todos somos víctimas y de alguna manera también causa. Como este artículo es optimismo daré un poco más datos de lo que está haciendo VW.

Ellos han consultado a Malik Management Zentrum y bajo su dirección realizaron dos ejercicios de “syntegration”. Uno hace cinco años, y otro este año. Se trata de un método de consultas diseñado por Beer para producir una inteligencia mayor a la de los treinta participantes que son consultados.

Hay que tomar en cuenta que VW cuenta con 670 mil empleados y vende once millones de unidades cada año. Tuvo su gran crisis por los datos falseados de la contaminación, pero pagó las sanciones y va que vuela para una renovación total.

Bajo la dirección de Herbert Diess, VW busca convertirse en un líder en materia de “un futuro exitoso y sostenible”. Reconoció en su segundo ejercicio de “syntegration” que se enfocó en la Misión T, alcanzar a Tesla en cinco años. Esta reunión de treinta ejecutivos de alto nivel de Volkswagen, Audi y Porsche, se llevó a cabo en abril de este año.

Cuando Beer regresó a México en 1990, visitó esta casa editorial. Aquí propuso sus ideas revolucionarias —de cómo producir inteligencia en una reunión. Su método toma como modelo un icosahedro y los participantes son acomodados sobre esa estructura como red de comunicación humana. Hace un par de años, gracias a Álvaro Suárez, pudimos probar que la ‘syntegration’ si funciona con mexicanos. Otra empresa que ha consultado a los Malik en Europa es Nemak, bajo la dirección del ingeniero Armando Tamez.

Esta noticia del éxito de Volkswagen, gracias a ideas que yo vi nacer en los ochentas, me llena de optimismo. No importa qué tan grandes sean los problemas y los retos, existen maneras de abordarlos y resolverlos. En realidad los problemas son generados por humanos y nos corresponde resolverlos a nosotros mismos.

Con la salida de Alfonso Romo como consejero del gobierno y otros de sus funcionarios, se hace más difícil que el gobierno de López Obrador se modernice. Siendo optimista, pudiera ser que la persona que ingrese en lugar de Romo tenga el don del convencimiento para invitar a López Obrador a invertir un poco de tiempo y recursos en imitar lo que está haciendo Volkswagen en Alemania.

Ellos terminarán haciendo vehículos eléctricos que operarán sin chofer y todo ello gracias a una red neuronal global de comunicaciones. Para lograrlo tienen que conciliar intereses de los dueños de Volkswagen con sus empleados y sus clientes así como las exigencias del entorno de negocios.

Volkswagen es tan grande que tiene problemas tan complejos como los de un país. Un ejercicio de “syntegration” en México serviría de diagnóstico y nos diría qué tan distantes estamos de hacer lo que en verdad se necesita. Creo que necesitamos volar más alto, para podernos aterrizar correctamente.

javierlivas@gmail.com

COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie