Ámsterdam recupera la casa-estudio de Rembrandt y la convierte en museo

Artes
/ 17 julio 2021

La casa-estudio de la calle Mayor Judía, en el centro de Ámsterdam donde vivió Rembrandt es ahora un museo.

La quiebra llevó a Rembrandt, que habría cumplido esta semana 415 años, a perder todas sus posesiones, incluida su casa-estudio de la calle Mayor Judía, en el centro de Ámsterdam. Un nuevo museo abre hoy en la ciudad para reconstruir la vida del maestro en la pequeña casa a la que se mudó para seguir pintando sus icónicas obras.

El maestro neerlandés murió hace 352 años, pero el paso del tiempo lo ha convertido en una figura legendaria que especialistas e investigadores han colocado como personaje central de sus trabajos, analizando su papel de artista, profesor, emprendedor y héroe nacional. Países Bajos le dedica cada vez más atención como uno de sus artistas más queridos.

Esta nueva pinacoteca, situada en el barrio de Leidseplein, ofrece una experiencia peculiar: lleva a los visitantes por la vida de Rembrandt en Ámsterdam con vídeos y efectos especiales y muestra la reconstrucción de su estudio en la pequeña casa de Rozengracht, en el barrio del Jordaan, donde realizó sus últimas obras, con un estilo que difirió mucho de sus trabajos anteriores y que contradecía las pinturas refinadas y detalladas populares en ese momento.

Varios actores asumen el rol del propio Rembrandt, su amante Hendrickje, su hija Cornelia y su hijo Titus, para relatar anécdotas (en neerlandés, inglés, alemán o francés) y mantener conversaciones que aclaran los problemas que tuvo que afrontar el pintor, sumergiendo a los visitantes en una experiencia de unos 25 minutos en el Ámsterdam del siglo XVII con proyecciones y herramientas de última generación. 

Los autores de esta iniciativa ya recibieron otro encargo del municipio de Leiden, ciudad natal del artista, y crearon un museo de experiencias sobre los primeros años de vida de pintor, “El estudio del joven Rembrandt”, situado en Langebrug 89, el lugar donde recibió clases de pintura de parte del artista neerlandés Jacob van Swanenburg.

Rembrandt Ámsterdam” es una continuidad de esa historia, desde el momento en el que el artista llega por primera vez, con 18 años, a la capital. “Esperamos que con nuestro museo podamos hacer que más gente se entusiasme con la historia de Rembrandt. Las técnicas que usamos son muy diferentes a las de un museo normal y son más comparables a las de un teatro”, aseguró Martin Poiesz, uno de los promotores de esta idea.

$!Ámsterdam recupera la casa-estudio de Rembrandt y la convierte en museo

MÚSICA, ACTORES E IMÁGENES PARA EXPERIMEMTAR EL ARTE DE REMBRANDT

 

Asegura que se cuenta la historia con música y actores, con voces, luces, imágenes, olores y efectos especiales, permitiendo que el visitante “experimente el arte y la cultura de una manera completamente diferente”. 

Para su compañero, Simeon van Tellingen, esta iniciativa trata de “ofrecer una experiencia íntima y acogedora, para que los visitantes realmente crean que están en la última casa que tuvo Rembrandt".

El nuevo museo fue diseñado y construido durante la pandemia de COVID-19 y esto se aprecia en los detalles de su configuración: se ha creado para ofrecer una experiencia libre de coronavirus y lo más segura posible, con reservas de intervalos de tiempo para la visita, evitando la formación de colas, por lo que solo se permiten seis personas por sala a la vez.

Al final de la visita, los interesados en la figura de Rembrandt reciben un mapa de Ámsterdam que representa la metrópoli tal y como se veía en el siglo XVII, para que puedan continuar con la experiencia en las calles de la capital neerlandesa. El mapa muestra lugares relacionados con Rembrandt, como la primera ubicación de la mítica “Ronda de Noche”, las casas de sus clientes y las residencias anteriores del artista.

La guía permite hacer una ruta de tres o cuatro horas por la ciudad, pasando por lugares que jugaron un papel importante en la vida del artista, que tuvo una carrera llena de dificultades y murió el 4 de octubre en 1669 como un hombre pobre, sin saber que su herencia es hoy una de las piezas más valiosas de los museos más grandes del mundo.

Su legado se resume en más de 300 pinturas, 290 grabados y 2,000 dibujos. En cada una de estas piezas fue capaz de jugar con la luz y la oscuridad, la técnica del claroscuro, con la que logró crear escenas llenas de drama que mantienen al observador analizando la posible conversación entre los personajes.