¿Cómo ayudo a mi hija con su inseguridad?

Vida
/ 20 octubre 2017

    ESTIMADA ANA:
    Le escribo porque me sentí muy identificada con el caso de la señora que decía que estaba preocupada por su niña de 13 años, que es hija única. A mi me pasa algo similar, mi hija tiene casi 15 años y veo que no logra integrarse a ningún grupo, salvo en los equipos que forma en su salón de clases para hacer alguna que otra tarea.

    Le pregunto quién es su mejor amiga y me dice que no tiene. Y yo no entiendo pues está en la edad en la que todas las niñas conviven muchísimo, se preocupan por su aspecto, comienzan a voltear a ver a los niños, algunas hasta novio tienen.

    Cuando estaba pequeñita le hicieron una cirugía en su ojo izquierdo, por lo que muchas veces académicamente se atrasó, primero por el tratamiento, después por la cirugía y luego por la recuperación. Se le complica ir al mismo ritmo que todo en su salón por eso a veces sus calificaciones no son tan buenas.

    Pero mi esposo y yo jamás le decimos nada, si sus calificaciones no son altas, al contrario tratamos de apoyarla para que no se ponga triste si no logra lo mismo que los demás.

    A raíz de ese pequeño problema, comenzó a sufrir cierto rechazo por parte de sus compañeros, pues todo sucedió cuando tenía aproximadamente 9 años y en esa edad, usted debe de saber, los niños suelen ser muy duros para juzgar, criticar o burlarse de los demás.

    Cuando pasó a la secundaria me decía que se sentía infeliz, que todos en el salón la rechazaban, llegaba llorando y sin ganas de volver a ir. Evidentemente sus calificaciones siguieron empeorando y nos vimos en la necesidad de cambiarla a otra secundaria.

    En la nueva secundaria causalmente estaba una vecina y ese hecho la entusiasmó mucho, se le veía contenta y su estado de ánimo se mantenía óptimo.

    Tan contenta se sentía con su nueva amiga, que juntas se inscribieron a un campamento. Resultó que al llegar las separaron, su amiga tocó en otra sección y mi hija se sintió mal de nuevo porque las compañeras de su sección nunca la integraron a las actividades.

     A partir de allí, cuando regresaron a clases, sus calificaciones comenzaron nuevamente a bajar y sus amigas, lejos de apoyarla e integrarla de nuevo se separaron más de ella.

    Ella está muy triste y no entiende por qué no puede tener amigas. Yo al igual que ella me siento triste y quisiera ayudarla pero no sé cómo hacerlo. Gracias por la atención a este correo, espero su respuesta.

    LORENA
     
    ESTIMADA LORENA:
    Desafortunadamente en esta sociedad actual no dejan de presentarse casos como el que está afectando ahora a tu hija. Y es que los niños y jóvenes suelen ser o muy afectivos o todo lo contrario son realmente extremistas.

    Niños que se dejan guiar por las apariencias físicas, que basan su amistad por las cosas materiales que los demás poseen, si es bonito o no, si vive en tal colonia o estudia en tal o cual colegio. Se escucha realmente fuerte, pero es una realidad que estamos viviendo en la actualidad.

    Te sugiero que ayudes a tu hija a en encontrar su potencialidades, sus virtudes y valores para que pueda demostrarse, primero a ella misma, que no necesita ser perfecta físicamente para ser una persona feliz; y después, demostrar a esos niños que una amistad no puede basarse en cosas materiales o en su eres rubio o moreno. La amistad va más allá de todo eso y nosotros como padres somos los encargados de orientarlos para que ellos lo asimilen.

    Quizá tu hija sea buena en algún deporte, cantando o actuando en una obra escolar. Tal vez tiene habilidades para dibujar o para leer poemas. Es importante subir su autoestima ayudándole a valorarse a sí misma, a creer que ella es una persona importante que merece respeto por parte de los demás y que el hecho que tenga dificultad para ver al cien por ciento, no significa que no pueda ver su interior y el interior de las personas y ofrecer su amistad de forma sincera.

    ANA