Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Milan Kundera ha sabido retratar con ironía su visión del mundo

Vida
/ 1 abril 2016

Preocupado por la estabilidad de su país, Kundera incursionó en el partido comunista en Praga de 1948 a 1970.

La ironía, la polémica y el exilio han caracterizado la vida y obra del escritor poeta, novelista y ensayista de origen checo Milan Kundera, quien este 1 de abril celebra 86 años de vida.

La ironía, la polémica y el exilio han caracterizado la vida y obra del escritor poeta, novelista y ensayista de origen checo Milan Kundera, quien este 1 de abril celebra 86 años de vida.

Sus obras “El hombre es mi jardín” (1953), “Monólogos” (1957), “La Broma” (1967) “La vida está en otra parte” (1973), “La despedida” (1975), “El libro de la risa y el olvido” (1978) y “La insoportable levedad del ser” han marcado a varias generaciones de lectores.

En su más reciente entrega, “La fiesta de la insignificancia” (2014), escrita después de 14 años de silencio narrativo, el autor ofrece “una desenfadada visión del mundo que recoge la esencia de toda su narrativa”, de acuerdo con “planetadelibros.com”.

Milan Kundera nació en Checoslovaquia, su padre el pianista Ludvik Kundera, de ahí su inspiración por incursionar en las artes. Fue mientras cursaba la educación secundaria cuando escribió sus primeras poesías, de acuerdo con la biografía publicada en su página oficial.

Los conflictos de la segunda guerra mundial provocaron un cambio de planes en la vida del autor, quien trabajó como comerciante y músico de jazz antes de iniciar sus estudios profesionales en la Universidad de Carolina de Praga.

Estudió musicología, cine, literatura y estética, graduándose en 1952, posteriormente trabajó como asistente de profesor e impartió clases de literatura universal en la facultad de cine de la Academia de Artes de Praga.

Después de graduarse, publicó sus primeros poemas, ensayos y obras de teatro, también laboró en el equipo editorial de las revistas literarias "Literarni Noviny" y "LiÜty”.

Preocupado por la estabilidad de su país, Kundera incursionó en el partido comunista en Praga de 1948 a 1970, paralelamente siguió colaborando como traductor y en 1967 publicó su primer novela “La broma”.

Después de la invasión soviética en 1968 en su país, perdió su puesto de trabajo en la universidad de Praga y se prohibieron las lecturas, reproducción y publicación de sus obras, por lo que el autor tuvo que exiliarse en Francia.

Ya instalado en París, en la década los 70, publicó “La vida está en otra parte”, "Libro de la risa y el olvido", sus primeras obras en francés fueron: “El arte de la novela” y “La inmortalidad".

Trabajó como profesor en la Universidad de Rennes y en la editorial Gallimard, recibió la nacionalidad francesa en 1981.

Las novelas de Kundera tienden a la ficción, en sus ensayos utiliza frecuentemente la ironía y diversas voces narrativas, llegando a la confusión de elementos reales y ficticios, como señala el portal “www.biografiasyvidas.com”.

Tras un estilo aparentemente ligero y amable, el escritor refleja en las obras sus propios fantasmas personales, el totalitarismo y el exilio, abordando temas de libertad y la eticidad.

En 1987 el director Philip Kaufman llevó a la pantalla grande la adaptación de "La insoportable levedad del ser". También se adaptaron en el cine las obras “La Broma”, bajo la dirección de Jaromil Jires, y “Nadie se va a reir”, de Hynek Bocan.

Su legado literario continua con “Testamentos traicionados” (1992), “Lentitud” (1995), “Identidad” en 1998 y “La ignorancia” (2000).

A lo largo de su trayectoria ha recibido el Premio Médicis a la mejor novela extranjera publicada en Francia por "La vida está en otra parte", el Premio Literatura Europea y el Premio Crititians de la Academia Francesa por "El arte de la novela".

También fue nombrado Caballero de la Legión Étrangère, Francia en 1990 y recibió la medalla checa de méritos por su contribución a la renovación de la democracia en 1995, así como el Herder-Preis de la Universidad de Viena en 2000.

En 2007 le fue concedido el Premio Nacional Checo de Literatura, sin embargo, el escritor no estuvo presente en la ceremonia de premiación. Actualmente vive con su esposa, Vera Hrabankova, en París, Francia.

COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie