Foto: Especial
También se registró una subida atípica de feminicidios en Sonora, con 15 homicidios de esta magnitud en el mismo periodo. Igualmente, Puebla tuvo un repunte y llegó a ocho crímenes

Ciudad de México. Veracruz registró en marzo pasado una cifra sin precedente –a escala estatal y nacional– de feminicidios acumulados en 30 días.

En ese mes, 26 mujeres fueron asesinadas en esa entidad, crímenes cometidos con violencia extrema. Casi uno al día.

También se registró una subida atípica de feminicidios en Sonora, con 15 homicidios de esta magnitud en el mismo periodo.

Igualmente, Puebla tuvo un repunte y llegó a ocho crímenes.

Por tanto, Veracruz, Sonora y Puebla, aportaron casi la mitad de los 95 feminicidios cometidos en marzo en el país.

Las cifras anteriores fueron compiladas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, con base en datos de víctimas que entregan al gobierno federal las fiscalías y procuradurías estatales.

Las 95 muertes en ese lapso clasificadas como feminicidio son un número mayor al de 85 carpetas abiertas por este mismo delito en idéntico periodo. Esto es así porque en un solo expediente, el Ministerio Público puede colocar a más de una víctima.

La estadística de feminicidios –y víctimas– está disponible desde 2015, cuando el total anual por esta circunstancia fue de 426 fallecidas.

En ese momento, el récord lo tenía marcadamente el estado de México, con 59 feminicidios anuales, motivo por el cual fue declarada para esa entidad la primer alerta por violencia de género.

Hoy casi todos los estados tienen solicitud o alerta declarada.

Foto: Especial

Ocupaba el segundo sitio Veracruz, con 41 crímenes, aunque un mayor índice mensual recayó en la Ciudad de México y Jalisco, con 10 casos cada uno, en abril y marzo, respectivamente.

En 2018, el año más violento desde que hay compendio de incidencia delictiva (iniciada en 1997), los casos se habían duplicado, al llegar a 918 víctimas de feminicidio.

Entonces, el récord mensual se registró en diciembre, con 98 víctimas, cuyas averiguaciones previas fueron abiertas por feminicidio, grado extremo de homicidio.

Estas agresiones fatales no se cometen mayoritariamente de un balazo (sólo una quinta parte son perpetrados con arma de fuego), sino con “otro elemento” que, acorde con funcionarios de seguridad pública, se refiere a ataques como golpizas o estrangulamiento.

Para 2019, periodo enero-marzo, la cuenta en el país ya va en 244 víctimas (hechos consignados en 227 carpetas).

Encabeza la lista Veracruz, con 48 mujeres asesinadas en esas condiciones en el primer trimestre.

Siguen Sonora, con 26; estado de México, 21; Puebla, 17; Nuevo León, 13; Jalisco, 13, y Chihuahua, 11.

A escala nacional la suma de víctimas es de 244 casos consignados en 227 carpetas.

En un contexto de incremento general de incidencia delictiva, también subió el año en curso el número de niñas y adolescentes asesinadas: 29 en los primeros tres meses del año.

El feminicidio subió en marzo 21.4 por ciento respecto a febrero, y 26.8 por ciento si se le compara con lo ocurrido el mismo mes del año anterior.

En marzo también se incrementaron las llamadas de auxilio por violencia de pareja, de familia y corrupción de menores.

Como se informó en la semana, el mes de marzo concluyó con cifras a escala nacional de víctimas de homicidio doloso de 2 mil 836 en todo el país, para acumular en el año 8 mil 493.