Según datos del Inegi, existe un alarmante incremento de la violencia desde 2010 a la fecha. Foto: Tomada de Internet
Según datos del Inegi, existe un alarmante incremento de la violencia desde 2010 a la fecha

En los últimos tres años para los que se dispone información oficial del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se confirma que Guanajuato se convirtió, abruptamente, en el estado más violento de México.

Los recientes hallazgos de decenas de fosas clandestinas en el municipio de Salvatierra, en esa entidad, con una cifra confirmada de 62 cadáveres recuperados y de un conjunto de fosas más en el municipio de Cortazar, en los límites con Salvatierra, donde la cifra extraoficial es de al menos 30 cuerpos localizados, obligan a prestar atención y analizar qué está ocurriendo en ese espacio territorial del país.

Los datos

La cruenta historia que se está escribiendo en Guanajuato tiene un origen que se remonta a 10 años hacia atrás. Desde 2010, registra una escalada de violencia sin precedente; de acuerdo con los datos del Inegi, pasó de 446 homicidios en 2010 a 802 en 2014, es decir, hubo un incremento de 80% en el número de casos anuales sólo en cinco años.

A partir de 2015 y hasta 2019, la entidad se convirtió, literalmente, en un infierno: 969 homicidios intencionales en 2015; mil 231 en 2016; y dos 241 en 2017. Como se observa, si se toman sólo a estos años como referencia, el incremento de la cifra de 2017, respecto de la de 2015, es de 131.2% en sólo tres años.

Finalmente, para 2018, el conteo del Inegi es de tres mil 412 homicidios intencionales y para 2019 de tres mil 855 casos; 297% más homicidios respecto de la cifra registrada en 2015.

Para 2020, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, las cifras ascienden a tres mil 438 homicidios intencionales hasta septiembre, es decir, en los primeros nueve meses de este año ya se rebasó la cifra anualizada de 2018, y de no variar significativamente este promedio, equivalente a 382 casos mensuales, lo esperable es que 2020 cierre con 4,584 víctimas. De confirmarse esa cifra, sería la segunda más alta para un solo año, en un solo estado, en la historia de México, pues sería inferior sólo a los 6,421 registrados en Chihuahua en 2010.

Fosas: el reino de lo macabro

De acuerdo con el informe coordinado por Fabrizio Larusso, Jorge Luis Reyes y Óscar Elton, de la Universidad Iberoamericana de León y Data Cívica, en Guanajuato se había documentado, desde 2009 hasta julio de 2020, la existencia de, al menos, 109 fosas clandestinas en la entidad, de las cuales, se habían recuperado 268 cuerpos. Esto ha ocurrido en 26 de los 46 municipios que integran la entidad; habiendo, además, otros 10 municipios con altas probabilidades de que en el corto plazo también se confirme la existencia de esta tétrica realidad.

Fosas y homicidios: un estrecho vínculo

Aunque pudiera parecer obvio, es necesario evidenciar con base en la estadística la estrecha relación que hay en Guanajuato entre el incremento en el número de homicidios intencionales y los hallazgos de fosas clandestinas. Así, mediante un análisis de regresión, lo que se encuentra es un valor de R cuadrado de .823, tomando como variable predictiva a los homicidios y variable dependiente a las fosas. Es decir, a mayor número de homicidios mayor número de hallazgos, de fosas clandestinas.