Foto: Especial
76 por ciento de la producción del mezcal proviene del agave tipo espadín, mientras que el 9 por ciento del azul, un 6 por ciento son ensambles, 2 por ciento de chino y 7 por ciento corresponde a otras variedades de esa planta

Ciudad de México. Si bien el consumo del mezcal está creciendo a un ritmo de más de 40 por ciento anual, esta industria se ve amenazada por la aparición de más de 600 marcas de esta bebida de origen prehispánico, pues el 50 por ciento de ellas no está regulada.

Ana Lucía Cardeno, representante de la Asociación Nacional de Empresarios e Industriales del Mezcal (ANEIM) explicó en entrevista que actualmente existen firmas que están comercializado el producto que no está avalado por el Consejo Mexicano Regulador de la Calidad del Mezcal (Comercam), por no ser 100 por ciento elaboradas con alguna de las 50 variedades de agave, así como un parámetro de grados alcohólicos.

El 76 por ciento de la producción del mezcal proviene del agave tipo espadín, mientras que el 9 por ciento del azul, un 6 por ciento son ensambles, el 2 por ciento de chino y un 7 por ciento corresponde a otras variedades de esa planta, categoría en la que se encuentra el cobalá, que se encuentra en peligro de extinción y el costo por botella puede ser hasta de mil pesos.

Cardeno expuso que la norma que regula al mezcal es la NOM 070, pues especifica las características que debe contener y pronto aparecerá la NOM 199, que obliga a todas la bebidas alcohólicas a detallar las especificaciones fisicoquímicas, información comercial y entre otros datos, lo cual permitirá mas rigurosidad en la regulación de las bebidas alcohólicas en general.

La representante de la ANEIM advirtió que adquirir mezcal no certificado puede causar efectos en la salud del consumidor, pues son bebidas que no pasan por las pruebas de laboratorio que establece la Comercam.

En ese sentido, remarcó que muchos restaurantes y hasta hoteles compran mezcal a granel porque resulta ser más barato, ya que por cada botella que se certifica se tienen que pagar 50 centavos, lo cual es mas caro para el productor.

También señaló que debido a la NOM 070, el costo del mezcal se eleva 70 por ciento más cuando se exporta, pues no se puede comercializar al extranjero a granel como sucede con el tequila, sino que esa cantidad se aplica por botella, que ya de por si paga 115 pesos de impuestos.

Al final, el consumidor extranjero termina pagando por botella de mezcal certificado 60 por ciento más que si comprara tequila.

Cardeno expresó que actualmente buscan pertenecer a la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), por ser un actor que puede ayudar a esta industria que tiene desventajas en la exportación, si se compara con el tequila, aunque ambas no compiten directamente.

Por otra parte, destacó que los mezcaleros también se enfrentan a la ampliación la Denominación de Origen Mezcal (DOM) a Aguascalientes, lo cual ha generado un descontento entre los integrantes de la industria.

Acotó que ahora hay 9 estados que producen mezcal, incluido Oaxaca que aporta el 80 por ciento de la producción total, pero de ampliarse la DOM, se corre el peligro de que otro país quiera también producir la bebida.