Erick Uriel fue liberado por falta de pruebas / Foto: Especial
Luego de que ayer Erick Uriel Sandoval Rodríguez recuperó su libertad, dijo que las autoridades deben reparar el gran daño psicológico que le causaron a él y a su familia

Erick Uriel Sandoval Rodríguez, quien fue acusado por la PGR de participar en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, dijo que las autoridades deben pagar el daño que le hicieron a él y a su familia, ya que acabaron con su vida.   

"Deben reparar el gran daño psicológico que causaron a mí, a mis hijos y a toda mi familia; acabaron con mi vida", dijo en entrevista para Telediario.

Sandoval Rodríguez, de 36 años, originario de Atlixtac, Guerrero, un pueblo localizado a 5 kilómetros de Cocula, fue detenido y estuvo encarcelado en el penal 14 de Gómez Palacio durante siete meses.

El hombre reiteró que fue detenido sólo por apodarse La Rana, el cual coincide con un presunto integrante de Guerreros Unidos, grupo criminal implicado en la desaparición de los normalistas.

Manuel Aguilar Guerrero, abogado de Sándoval, explicó que trabajó para hacer ver que Erick no era la persona que buscaban. 

Su detención se debió a que "varios coacusados", integrantes de grupos de células delictivas, declararon bajo tortura y describieron rasgos que coincidían con la fisionomía de Erick Sandoval.  

Dijo que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el Alto Comisiondo de las Naciones Unidas colaboraron para lograr la liberación de Sándoval.

Explicó que derechos humanos hizo un análiss de campo con el que lograron, por medio de testimonios, recabar que Erick no era la persona que buscaban.