Habitantes de los municipios de General Cepeda y Parras de la Fuente han afirmado que las pretendidas reservas no existen

Que el agua es indispensable para la subsistencia humana es algo que nadie pone en duda. Pero justamente porque es indispensable, la disponibilidad del líquido –y su garantía en el tiempo– genera discusiones y es capaz de provocar tensiones de todo tipo.

Lo anterior es particularmente cierto en aquellos lugares en los cuales la única agua disponible es la que se encuentra en el subsuelo y, por ende, es necesario extraerla primero. Es el caso de la Región Sureste de Coahuila, donde el agua superficial es muy escasa o inexistente.

Por ello a nadie debe sorprenderle el debate que ha generado la intención de explotar las reservas que, de acuerdo con un estudio recientemente realizado, existen en el Acuífero Saltillo Sur y que implicarían contar con agua suficiente para una ciudad equivalente a tres veces el tamaño de Saltillo.

Habitantes de los municipios de General Cepeda y Parras de la Fuente han afirmado que las pretendidas reservas no existen y que el estudio en el cual se basan esas afirmaciones no ha sido realizado de forma adecuada. Quienes se encuentran del otro lado de la mesa sostienen, como es de esperarse, la posición contraria.

Quienes no somos expertos en la materia no podemos saber quién tiene la razón pero, con independencia de que no podamos emitir un veredicto, sin duda somos parte interesada en la controversia y tenemos derecho de intervenir en la misma.

En este sentido, la primera observación que conviene realizar es que, tal como se desarrolla actualmente la discusión, tan sólo se está contaminando el ambiente y garantizando que en el futuro cercano resulte imposible debatir el tema debido a lo polarizado de las posiciones.

A nadie conviene que tal hecho ocurra, sobre todo porque, como ya hemos visto en ocasión de situaciones similares, la polarización extrema suele conducir a la radicalización de posiciones y, en última instancia, a la adopción de medidas de fuerza.

Si la región Sureste de Coahuila va a seguir creciendo en el futuro será indispensable garantizar una mayor disponibilidad de agua. Pero también requieren esa garantía las poblaciones de General Cepeda y Parras de la Fuente. Nadie puede criticar que en dichos municipios existan personas preocupadas ante la posibilidad de que pudieran quedarse sin agua.

¿Existe suficiente agua para todos en el subsuelo de la región? Las únicas personas capacitadas para decirlo son los expertos en ciencias como la geología y la hidrología. Pero para que ellos puedan hacer su trabajo es necesario que unos y otros estén dispuestos a escuchar y aceptar las conclusiones que deriven de sus estudios.

Y para que eso ocurra resulta indispensable que se elimine la contaminación política de la discusión, pues de otra forma la comunicación se tornará imposible y, al final, sólo quedará como recurso que, quien tenga más fuerza, imponga su visión, aunque esté equivocada.