Foto: AP
Fiscalía de Perú acusan al ex presidente y a su esposa por el presunto delito de lavado de activos

De acuerdo al periódico El Comercio, este martes se formalizó la acusación contra el ex presidente Ollanta Humala Tasso y su esposa, Nadine Heredia, por el presunto delito de lavado de activos en criminalidad organizada por la recepción de dinero ilícito de la empresa Odebrecht y de la minería legal para sus campañas electorales del 2006 y el 2011.

El fiscal indicó que la acusación incluye más de 1500 folios en 7 tomos. "El Partido Nacionalista también está incluido como imputado", exclamó el fiscal.

Luego de cuatro años y cuatro meses de investigación, el Ministerio Público, presentó la acusación contra la ex pareja presidencial y un grupo de personas que habrían intervenido en el ocultamiento de más de USD$3 millones de dólares entregados por Odebrecht, así como de otros ingresos de dinero que provendrían de la minería ilegal.

 

 

 

 

Entre las modalidades detectadas por la fiscalía se encuentra "el pitufeo" cuya actividad radica en hacer depósitos de dinero en varios tramos y montos que no puedan ser detectados por los fiscalizadores bancarios. Otras formas habían sido vía cobros por informes o actividades profesionales "que nunca se realizaron".

Según la acusación de la fiscalía, el caso se circunscribe en que el dinero que recibieron Humala y Heredia, tiene un procedencia ilícita.

Los argumentos que ha presentado han sido catalogados como sólidos. Y es que, en su tesis fiscal no solo están apuntando al ocultamiento del dinero y la forma irregular en que han sido ingresado al sistema electoral y económico; sino que su acusación se sustenta en una condena a futuro “por indicios”.

Es decir, que ninguno de los dos podría haber desconocido o presumido que el dinero entregado por Odebrecht y otras fuentes, era dinero ilícito.

el caso se fortaleció en diciembre del 2016 cuando la constructora brasileña Odebrecht y sus ex funcionarios, firmaron una convenio de acuerdo de colaboración en la que reconocían haber entregado no solo sobornos a funcionarios; sino también aportes a las campañas de diversos candidatos en las elecciones del 2011.

Fue Jorge Barata, ex director ejecutivo de Odebrecht en el Perú que confesó ante el fiscal Hamilton Castro que su empresa había entregado USD$3 millones al Partido Nacionalista para la campaña de Ollanta Humala del 2011.

Dicha afirmación posteriormente fue ratificada por Marcelo Odebrecht, CEO de la trasnacional brasileña el 15 de mayo del 2017, quien declaró en Curitiba ante el fiscal Germán Juárez que el apoyo a la campaña electoral nacionalista la dio a pedido del Partido de los Trabajadores del ex presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva (preso hoy en Brasil).

Con información de El Comercio