El Parlamento británico vota hoy si acepta una retirada del Reino Unido de la Unión Europea (UE) sin acuerdo, después de que los diputados tumbasen anoche el pacto negociado por el Gobierno de Theresa May con el bloque europeo.

La primera ministra británica, Theresa May, no pudo abrir este miércoles el debate en el Parlamento sobre un posible "brexit" sin acuerdo con la Unión Europea (UE), debido a la afonía que sufre desde el martes.

May, que el martes ya tenía la voz completamente ronca y cuyo gesto revelaba un gran cansancio, fue sustituida por el ministro de Medioambiente, Michale Gove.

El político comenzó el debate, que cerrará el ministro de Comercio Internacional, Liam Fox, rindiendo tributo a May, de la que aseguró que "siempre, siempre, actúa en el interés nacional”.

El presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, seleccionó dos enmiendas a la moción presentada por el Ejecutivo sobre la opción de abandonar la UE sin acuerdo el próximo 29 de marzo.

Estas fueron la impulsada por la conservadora Caroline Spelman, que rechaza un "brexit" sin acuerdo en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia, y la presentada por el también "tory" Damian Green, que insta a retrasar la ruptura hasta el 22 de mayo para que el país se prepare para una salida no negociada.

Esta última iniciativa, conocida como enmienda del compromiso Malthouse, dice asimismo que el Gobierno deberá entonces acordar un pacto que establezca una especie de periodo de transición que se alargaría hasta diciembre de 2021, mientras se negocia la relación permanente entre ambos bloques.

La Cámara de los Comunes descartó la víspera por una amplia mayoría de 149 votos abandonar el bloque comunitario en los términos propuestos en el acuerdo sellado entre Londres y Bruselas.

Si en la votación de hoy, que se producirá a partir de las 19.00 GMT, los parlamentarios rechazan una salida abrupta, entonces mañana se pronunciarán sobre si solicitar a la UE un aplazamiento del "brexit". 

Parlamento británico vota si acepta un "brexit" sin acuerdo

El Parlamento británico vota hoy si acepta una retirada del Reino Unido de la Unión Europea (UE) sin acuerdo, después de que los diputados tumbasen anoche el pacto negociado por el Gobierno de Theresa May con el bloque europeo.

La Cámara de los Comunes empezará el debate sobre las 14.30 GMT y la votación está prevista para después de las 19.00 GMT, en lo que será una intensa jornada parlamentaria porque también está previsto que el ministro de Economía, Philip Hammond, presente -a las 12.30 GMT- las previsiones para el crecimiento de la economía británica.

Por 391 votos frente a 242, la cámara baja rehusó anoche ratificar el texto, que incorporaba garantías adicionales respecto a la versión que se votó en enero de que el mecanismo para evitar una frontera en Irlanda del Norte no será una solución permanente.

Se espera que esta noche los comunes bloqueen una retirada sin pacto, lo que abrirá la puerta a una prórroga de la salida del país de la UE, prevista en principio para este 29 de marzo.

Si los diputados quieren evitar un "brexit" sin acuerdo, la cámara celebrará mañana por la noche otra votación sobre si autoriza al Gobierno británico a solicitar una extensión de la validez del Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que fijó la fecha de retirada para el 29 de marzo tras un periodo de negociación de dos años.

La primera ministra británica, Theresa May, ya ha indicado que un retraso del "brexit" sería breve.

El ministro del "brexit", Stephen Barclay, declaró hoy a la BBC que una retirada sin pacto alterará la economía pero no materializar el "brexit" puede ser "catastrófico para nuestra democracia”.

"Entre esas elecciones desagradables, creo que no tener 'brexit' es el mayor riesgo", agregó.

Los británicos votaron en junio de 2016 a favor de salir del bloque europeo pero sin conocer los términos en que se materializaría ese "divorcio" del club comunitario.

El Gobierno informó hoy de que no impondrá aranceles sobre la mayoría de las importaciones y no los aplicará sobre los productos irlandeses que entren en la provincia de Irlanda del Norte si el país sale finalmente de la UE sin acuerdo.

Ante la actual incertidumbre, el Gobierno dio a conocer estas nuevas medidas temporales, que implican, según indicó el Ejecutivo, una "modesta liberalización" del régimen de tarifas ya que el 87 % de las importaciones no estarán sometidas a aranceles.

Manifestantes a favor y en contra de permanecer en la Unión Europea se manifiestan a las afueras del Parlamento este miércoles en Londres, Reino Unido. Foto: AP

Hammond pide a los diputados rechazar un "brexit" sin acuerdo

El ministro británico de Economía, Philip Hammond, instó este miércoles a la Cámara de los Comunes a rechazar un "brexit" sin acuerdo, al alertar de los peligros que esa opción supondría para la economía británica.

Hammond urgió a los diputados a "actuar con decisión" en la votación de esta noche, cuando votan si aceptan una salida de la Unión Europea no negociada.

Si descartan ese escenario, la cámara decidirá el jueves si se solicita a Bruselas una prórroga de la fecha del "brexit" -mediante la extensión del artículo 50 del Tratado de Lisboa-, fijada para el 29 de marzo.

El canciller del Exchequer, del sector proeuropeo dentro del Gobierno conservador, pidió "dejar de lado las diferencias y hallar una solución de compromiso", pues, dijo, una ruptura abrupta "no es por lo que la gente votó" en el referéndum de 2016.

Reconoció que el rechazo anoche por segunda vez del acuerdo de salida propuesto por el Gobierno erige "una nube de incertidumbre sobre la economía", e instó a la cámara a disiparla "con urgencia”.

Hammond advirtió de que salir del bloque sin tratado "causará una reducción a corto y medio plazo de la capacidad productiva de la economía", lo que llevará a menor crecimiento, más desempleo y aumento de precios.

Manifestantes a favor de la Unión Europea se manifiestan a las afueras del Parlamento este miércoles en Londres, Reino Unido. Foto: AP

El ministro hizo en los Comunes la llamada Declaración de primavera, en la que revisó la evolución de la economía desde la presentación del último presupuesto del Estado, el pasado octubre.

En base a los últimos datos oficiales, rebajó del 1.6 % al 1.2 % la previsión de crecimiento en 2019, y avisó de que estas previsiones, así como el presupuesto, tendrán que revisarse dependiendo del desenlace del "brexit".

* Tras derrota el Parlamento tiene 2 opciones

Los legisladores británicos rechazaron por segunda vez y por abrumadora mayoría el acuerdo obtenido por la primera ministra Theresa May para el Brexit, con lo que la salida británica de la Unión Europea, prevista para el 29 de marzo, queda sumida en el caos y las dudas.

Ante el temor creciente en Gran Bretaña y la UE de una salida caótica, los legisladores enfrentan un dilema: salir sin acuerdo o aplazar la salida.

Un vistazo a las perspectivas inmediatas:

SALIR SIN ACUERDO

La Cámara de los Comunes derrotó el acuerdo de May el martes por 391 votos contra 242, a pesar de los cambios que aceptó el bloque para mitigar los temores sobre la frontera irlandesa. En una primera votación, en enero, la derrota del acuerdo había sido todavía más amplia.

Contados los votos, May dijo que el Parlamento votaría el miércoles sobre una moción para descartar la salida sin acuerdo.

Un sector de políticos partidarios del Brexit apoya la variante “sin acuerdo”. Dice que liberaría al Reino Unido de las normas y la burocracia de la UE y permitiría al país elaborar una política comercial independiente.

El artista satírico Kaya Marr (i) muestra un cuadro de la primera ministra británica, Theresa May, a las afueras de Downing Street este miércoles en Londres, Reino Unido. Foto: EFE

Pero muchos economistas y empresarios temen que sería perjudicial al erigir barreras arancelarias y de otro tipo entre Gran Bretaña y la UE, su principal socio comercial.

A corto plazo podría haber embotellamientos en los puertos británicos y escasez de alimentos frescos. A más largo plazo, dice el gobierno, la salida sin acuerdo significaría una economía entre 6 y 9% más pequeña que si permanece en la UE.

El mes pasado, el Parlamento aprobó una enmienda no vinculante para descartar una salida sin acuerdo, y es probable que se repita el miércoles. May dijo que los legisladores tendrían libertad para votar de acuerdo con su conciencia en lugar de acatar la línea partidaria.

DEMORAS, DEMORAS, DEMORAS

En caso de descartar la salida sin acuerdo, la opción restante es pedir más tiempo. Para el jueves está prevista una votación sobre pedir a la UE que demore el Brexit en hasta tres meses.

Esta opción tiene perspectivas de ser aprobada, ya que los políticos de ambos lados del Brexit temen que se acaba el tiempo para una retirada en orden el 29 de marzo.

Esto requeriría la aprobación de los 27 países miembros restantes de la UE. La oportunidad para otorgar ese pedido sería una cumbre el 21-22 de marzo en Bruselas. Pero el resto de la UE es renuente a aplazar el Brexit más allá de las elecciones al Parlamento Europeo, a fines de mayo.

La UE dijo el martes que Gran Bretaña debe presentar “una justificación creíble” para el aplazamiento.

Efigies de los políticos británicos de derecha, la primera ministra Theresa May, Boris Johnson y Michael Give son conducidos en un camión por anti-Brexit, permanecen en los partidarios de la UE fuera de la Cámara del Parlamento en Londres. Foto: AP

CRISIS PERSISTENTE

La decisión del Parlamento, cualquiera que sea, no pondrá fin a la crisis británica. Los legisladores y la opinión pública siguen divididos entre los partidarios de una salida cortante y los que prefieren mantener una relación estrecha mediante un acuerdo comercial post-Brexit o anulando la decisión de salir tomada en junio de 2016.

May es renuente a renunciar al acuerdo que logró con tanta dificultad y podría tratar de someterlo al Parlamento por tercera vez, aunque es difícil debido la amplitud de la segunda derrota.

Algunos legisladores quieren que someta al Parlamento distintas variantes para el Brexit para ver si alguna decisión obtiene mayoría.

Estas van desde una propuesta de los europeístas de permanecer en el mercado único y la unión aduanera hasta demorar el Brexit para planificar mejor la salida sin acuerdo.

Algunos sostienen que la única salida es una elección inmediata para recomponer las fuerzas en el Parlamento y salir del impasse político. May lo ha descartado, pero podría llegar a considerar que es su única opción.

Los enemigos del Brexit no han cejado en sus esfuerzos para que se celebre un nuevo referendo y así permanecer en la UE. El gobierno se opone a la idea, que por el momento también carece de apoyo mayoritario en el Parlamento.

Pero la prolongación de la parálisis podría modificar los términos del cálculo. El Partido Laborista ha dicho que apoyará un nuevo referendo si fracasan las demás opciones.

* Con información dela Agencia AP