Cupo. Las unidades del transporte público deben circular al 50 por ciento o menos de su capacidad. Francisco Muñiz
Gutiérrez Cabello mencionó que el argumento de los permisionarios es que no se han reactivado los estudiantes de ningún nivel, sector que representa gran parte de sus ingresos

En los últimos días, dos choferes del transporte público de Saltillo han sido agredidos por personas a los que no se les permitió abordar la unidad por la restricción en el cupo que no debe de superar el 50 por ciento, o por no usar cubrebocas, señaló Héctor Gutiérrez Cabello.

No obstante, el director del Instituto Municipal del Transporte, dijo que el servicio sigue funcionando al 60 por ciento en cuanto al número de sus unidades en esta primera fase de reactivación, luego de que al inicio de la pandemia el servicio se brindaba con el 30 por ciento.

VANGUARDIA publicó que mientras Saltillo vive un aumento de casos de COVID-19, comerciantes organizados pidieron poner atención en el transporte público municipal, que puede ser un gran foco de propagación de la enfermedad.

En los últimos días, el coronavirus ha incrementado el número de casos positivos de la enfermedad, no solo en Saltillo, sino también en Coahuila, México, y eventualmente en todo el mundo.

En este sentido, Cabello señaló que han estado en pláticas con los concesionarios y no descartó la posibilidad de readecuar rutas y tomar otras medidas para solucionar el problema vigente.

“Constantemente hemos tenido pláticas, vamos a tratar de ver cómo readecuamos rutas y algunas cosas que se tengan que hacer, pero ahorita sigue la demanda baja”, aseguró.

La disponibilidad limitada de unidades ha provocado que en las horas denominadas “pico”, los vehículos luzcan saturados de pasaje y con el riesgo latente de contagios, según han señalado líderes de cámaras empresariales y organizaciones civiles.

Gutiérrez Cabello mencionó que el argumento de los permisionarios es que no se han reactivado los estudiantes de ningún nivel, sector que representa gran parte de sus ingresos.

Aseguró que los choferes reciben amenazas o, incluso, son agredidos en grupo por los ciudadanos cuando se les señala que no pueden abordar al haberse llegado a la mitad del número de asientos o cuando no portan el cubrebocas.

Dijo que el lunes pasado hubo dos agresiones directas a conductores por no permitir el abordaje, “entonces ellos (choferes) optan por dejarlos pasar.

José Reyes


José Reyes Quintero. Orgullosamente periodista de VANGUARDIA desde noviembre de 1999, aunque mi incursión en el periodismo se remonta al año de 1988, cuando inicié mi carrera en Monterrey, mi ciudad natal, donde estudié la carrera de Ciencias de la Comunicación en la UANL. He cubierto desde actividades policiacas hasta deportivas, incluso sociales, siempre en el periodismo escrito.  Actualmente me especializo en temas electorales, políticos, de seguridad y legislativos. Vivo de la palabra y como tal, me esfuerzo al máximo por respetar nuestro idioma.