Mientras el mundo está luchando por contener la pandemia de coronavirus, los científicos de los CDC advirtieron contra otra que probablemente provenga de un hongo similar a la levadura. Foto: Tomada de Internet
Mientras el mundo está luchando por contener la pandemia de coronavirus, los científicos de los CDC advirtieron contra otra que probablemente provenga de un hongo similar a la levadura

Mientras que el mundo está luchando por contener la pandemia de coronavirus en curso, los científicos de los CDC advirtieron recientemente contra otra que probablemente provenga de un hongo similar a la levadura. Los científicos han dicho que la próxima pandemia podría ser causada por 'Candida Auris', un hongo que se asemeja a la Peste Negra. Se refirieron a CA como el "patógeno perfecto" y dijeron que si el hongo ingresa al torrente sanguíneo, es casi seguro que se volverá fatal. También agregaron que si ingresa al cuerpo a través de catéteres u otros equipos con tubos en los hospitales, sería aún más fatal.

El hongo se identificó por primera vez en 2009 y es casi impermeable a los medicamentos antimicóticos. Según The Sun, Johanna Rhodes, epidemióloga del Imperial College de Londres, dijo que el hongo puede sobrevivir en las superficies durante largos períodos. Agregó que una de las cosas que hacen que Candida Auris sea tan aterradora es el hecho de que puede permanecer en superficies inanimadas durante largos períodos y resistir lo que sea que le arrojes. 

'Criatura de la laguna negra' 

Después de los comentarios de Rhodes, el hongo se comparó con la peste negra. El médico de los CDC, Tom Chiller, había descubierto que la composición de los hongos se parecía a sustancias que se encuentran en las lagunas y otras rebosantes de bacterias. Dijo que el hongo es una criatura de la laguna negra ya que burbujeó y ahora está en todas partes. 

Vale la pena señalar que a principios de este mes, los CDC habían anunciado que el Departamento de Salud de Florida fue alertado sobre tres infecciones del torrente sanguíneo por Candida Auris y una infección del tracto urinario en cuatro pacientes con enfermedad por coronavirus que recibieron atención en la misma unidad dedicada al COVID-19 de un hospital de cuidados agudos. El CDC dijo que CA es una levadura "multirresistente" que puede causar una infección invasiva. Agregaron que su capacidad para colonizar pacientes de forma asintomática y persistir en las superficies ha contribuido a brotes anteriores de CA en entornos de atención médica.

Mientras tanto, en medio de la pandemia de coronavirus sin precedentes, científicos de todo el mundo han advertido que ya es hora de que los centros de enfermedades y los especialistas comiencen a desarrollar e invertir más en la prevención y el tratamiento de patógenos infecciosos. Han advertido que muchas de estas pandemias podrían surgir en los próximos años. Varios investigadores también lo han atribuido a la actividad humana y al agotamiento de los recursos naturales, y el cambio climático también emerge como una variable importante. 

¿Qué es el hongo Candida auris?

Candida auris es un tipo de hongo microscópico o levadura que pertenece al género de las Candida, los cuales normalmente causan infecciones en la piel, la boca, la garganta o los genitales, conocidas como candidiasis. 

Algunos hongos de este tipo, como es el caso de C. auris, pueden causar candidiasis invasiva, que consiste en una infección de la sangre, del sistema nervioso central o de los órganos internos.

Este hongo en especial afecta especialmente a pacientes que tienen algún problema médico grave y que se encuentran hospitalizados, de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

La agencia estadounidense señala que los síntomas más comunes por infección invasiva de Candida son fiebre y escalofríos que no mejoran con antibióticos, pero normalmente no se perciben porque los pacientes infectados tienen otra enfermedad grave, además de que depende de la parte del cuerpo afectada.

Si bien son infecciones tratables, los CDC advierten que “más de 1 de cada 3 pacientes con una infección invasiva por C. auris muere”, aunque en general cualquier infección invasiva de Candida puede volverse grave e incluso mortal.

La agencia ha identificado en Estados Unidos 1,433 casos confirmados de infecciones por este hongo en el país. Para México, el conteo con corte hasta el 15 de noviembre incluía únicamente un caso.

Resistencia a medicamentos y detección

Uno de los retos a los que se enfrentan los médicos e investigadores es la resistencia que pueden tener ante los medicamentos. 

“Algunas infecciones por C. auris han sido resistentes a los tres tipos de medicamentos antimicóticos disponibles”, detallan los CDC.

El artículo Recomendaciones para la llegada de Candidiasis auris a México. Cómo evitar y controlar su transmisión, publicado en 2019 en la Revista de Enfermedades Infecciosas en Pediatría, señala en este sentido que se ha recomendado el uso de equinocandinas como tratamiento empírico.

“Es indispensable contar con cantidades suficientes de antimicóticos empleados para el tratamiento en todos los hospitales, tanto de atención privada como pública; todo ello en tanto los laboratorios que trabajan desde hace dos años en la creación de una vacuna terapéutica contra C. auris la tengan disponible”, dijeron entonces los autores del estudio.

Sin embargo, como advierte la Organización Panamericana de la Salud, no se cuenta con evidencia suficiente sobre el tratamiento apropiado, “pero a nivel inicial no se aconseja la utilización de terapia antifúngica combinada, aunque el personal clínico debe de realizar la toma de decisiones de forma individualizada”.

Otra de las dificultades que plantea este hongo es que puede ser identificado erróneamente como otras especies de Candida, lo cual puede causar un diagnóstico y tratamiento equivocado.

Los CDC recomiendan la obtención del perfil protéico mediante MALDI-TOF (desorción/ionización láser asistida por matriz) para diferenciar al hongo, aunque señalan que no todas las bases de datos incluidas en estos dispositivos permiten su detección.