Foto: Especial
Los empresarios convocaron a la sociedad a organizarse en un programa civil de ayuda mutua entre particulares para salvar los empleos

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) convocó a las empresas a promover acciones propias para salvar el empleo, y dio a conocer un plan de reactivación ante la crisis económica generada por el COVID-19.

En videoconferencia, alertó que más de un millón de empleos se perderán y que la caída del Producto Interno Bruto (PIB) llegará a 10%.

Por ello, los empresarios convocaron a la sociedad para organizarse en un programa civil de ayuda mutua entre particulares para salvar los empleos.

“México enfrenta una crisis inusual y tenemos una problemática, porque no se ha entendido la dimensión del problema desde el punto de vista económico y el impacto que va a causar en cada una de las empresas”, dijo Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE.

Salazar Lomelí acusó al Gobierno federal de no escuchar a los empresarios, ni sus planteamientos, y aseguró que nunca se le pidió condonaciones de impuestos, solo el retraso de pagos, entre otras medidas, “lo que planteábamos era defender a los negocios más pequeños, a las Pymes y Mipymes”.

“La peluquería, la tintorería, el negocio de tacos, hasta el hotel de Cancún trabajaban en febrero sin problemas, de un día para otro dejaron de operar, no porque no tengan capacidad sino por una situación fuera de su control”, indicó.

“El Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador nos cerró todas las puertas, pero creemos que podemos hacer todos juntos algo para mitigar la catástrofe que se avecina”, señaló el presidente del CCE.

Este es el plan para 90 días que proponen:

Para el sector formal

Medidas para aplicarse en abril

-Programa generalizado de vacaciones pagadas, en los sectores no esenciales, para asegurar el aislamiento.

– En los sectores más afectados, como aviación, hotelería y restaurantes, diferir el pago del 100% de las contribuciones a la seguridad social, sin condonación.

– Establecer con fondos públicos un programa de 100 mil millones de pesos para que la banca de desarrollo garantice créditos a través de la banca privada.

Para mayo y junio

-Apoyo a todas aquellas empresas que acepten el convenio de sostener el empleo y salarios para el 100% por 60 días.

-Utilizar el programa de garantías para las empresas solventes con problemas de liquidez.

-Diferir las contribuciones a la seguridad social en 60 días, si condonación.

-Diferir pagos de impuestos a las empresas por 90 días sin cargo de intereses.

-Suspensión temporal de pagos provisionales de ISR (propio de retenido por sueldos).

-Contribuciones diferidas a doce pagos en 2021.

-Dar incentivo por pronto pago.

-Permitir la deducción en la adquisición de terrenos que tengan como único destino el agrícola o ganadero.

-Hacer una revisión de sectores y regiones que puedan volver a operar.

-Implementar el regreso a labores de personas infectadas y recuperadas y analizar la posibilidad para grupos de bajo riesgo sanitario.

-Establecer un procedimiento expedito para agilizar la devolución de los saldos a favor de IVA aplicable durante todo el ejercicio de 2020.

-Compensación universal para todo el año.

-Compromiso de empresas grandes a disminuir los tiempos de pago a proveedores Mipymes.

Para el sector informal

Plan para abril, mayo y junio

-Créditos a la palabra por 25 mil pesos con una cobertura de hasta 75 mil mdp que pusiera el Estado para que al menos 3 millones de personas pudiera obtener la liquidez para mantenerse durante tres meses.

“El único requisito, y una ventaja para el país, es que se formalizaran”, plantearon.

Plan para Mipymes

Apoyos entre privados mediante una estructura para que empresas con capacidad económica apoyen a sus proveedores mediante pagos a no más de 30 días, independientemente del contrato o acuerdo existente.

-Adopción de MiPymes, es decir, que privados con la capacidad de apoyar a negocios más pequeños lo hagan con apoyos salariales o recursos.

-Factoraje: Generar una plataforma ágil y sencilla para apoyar a las Mipymes, con apoyo de instituciones financieras.

-Compras adelantadas, lo que significaría realizar pedidos que se entreguen una vez terminada la crisis por el coronavirus.

-Evitar penalizaciones contractuales entre particulares.

Otras de las propuestas que entregaron al gobierno 

-Un programa de infraestructura con fondos públicos y privados. La propuesta de la IP al respecto sugería que se le asignará a cada uno de las 32 entidades del país un gran proyecto de infraestructura.

-Aumentar la deuda del país en cuatro puntos del Producto Interno Bruto (PIB).

-Preparar una propuesta, en coordinación con la Secretaría de Economía, para que México sustituya a China como proveedor de algunas exportaciones hechas hacia Estados Unidos.