Foto: Especial
El presidente Andrés Manuel López Obrador concluyó su gira de trabajo por Coahuila y Nuevo León con un acto masivo en la Macroplaza de Monterrey

Monterrey, NL. El presidente Andrés Manuel López Obrador concluyó su gira de trabajo por Coahuila y Nuevo León con un acto masivo en la Macroplaza de Monterrey, donde, al hacer un balance de los programas de Bienestar, garantizó que se pondrá en funcionamiento en su totalidad el nuevo sistema de salud, porque “cuando hay voluntad política, se puede todo” y tras asegurar que ya hay medicinas, denunció que “no querían dejar de robar pero se tendrán que acostumbrar a la nueva realidad”.

Además, al exhortar a las autoridades locales a lograr acuerdos con los transportistas para evitar un aumento en la tarifa del transporte público, llamó a no “satanizar los subsidios”, ya que en este tipo de casos se justifica aplicarlos.

Frente a unas tres mil personas en la principal plaza pública regiomontana, el presidente hizo también un balance de las acciones del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, acompañado del gobernador Jaime Rodríguez Calderón, de las secretarías del Trabajo, Luisa María Alcalde, y de Bienestar, María Luisa Albores, y del Jefe de la Oficina de Presidencia, Alfonso Romo.

El Jefe del Ejecutivo explicó que hay una polémica porque había mucha corrupción en el sector salud, ya que “se robaban hasta el dinero de las medicinas, y eso indigna mucho, lo que se tenía que utilizar para curar a los enfermos. Gente ambiciosa, sin escrúpulos, y pensaron que iba a seguir lo mismo, y quisieron jugar a las vencidas, y chantajear al gobierno de que no iba a haber medicinas, y siguen todavía con lo mismo de que no iba a haber medicinas para los niños con cáncer”.

Garantizó que “claro que hay medicinas”, ya que ordenó comprarlas en cualquier parte del mundo, y no faltarán, a pesar de que “no querían dejar el negocio, porque no quieren dejar de robar pero se tienen que acostumbrar a la nueva realidad. Ya no hay corrupción, todos a portarnos bien”.

Al hablar del nuevo Instituto de Salud para el Bienestar, dijo que no fue fácil echarlo a andar por las resistencias a las que han tenido que hacer frente, así como por las carencias que había de personal médicos, especialistas, clínicas y hospitales, pero reiteró que hizo el compromiso de ofrecer atención médica con medicamentos gratuitos.

“Claro que se va a poder porque cuando hay voluntad política se puede todos, cuando se trata, además, del beneficio del pueblo en este tema tan importante como el de la salud”.

Durante el acto también estuvo presente el gobernador de Nuevo León Jaime Rodríguez Calderón, quien fue recibido con una mezcla con abucheos y rechiflas por parte de los asistentes. En un discurso atropellado ante los reclamos, “El Bronco” recordó que tras competir contra el tabasqueño por la presidencial, reconoció la decisión de la mayoría y ha trabajado de manera coordinada con el gobierno federal.

Tras los abucheos, señaló que “no es fácil ser gobernador independiente”, más aún, al recibir un gobierno con 100 mil millones de pesos de deuda y desorganizado. Sólo cuando dijo que en cuatro año no se ha incrementado la tarifa de transporte, logró la aprobación de los asistentes, entre los que había becarios de Jóvenes Construyendo el Futuro, estudiantes, adultos mayores y beneficiarios de programas de Bienestar.

“Si estoy aquí dando la cara, es porque quiero pedirle una sola acción, que la política en México tiene que cambiar, y usted sabe que estoy con usted para ayudar en ese sentido”, apuntó el gobernador quien llamó a que se aplique una política sin dividir o confrontar, y tras lo cual agradeció los apoyos federales para mejorar el metro que se había quedado “olvidado”.

En su mensaje, el presidente López Obrador también se refirió al tema del transporte público, y al señalar que están colaborando para que no haya aumentos del sistema de transporte, y confió en que se llegarán acuerdos en este tema.

“Hay que llegar a un acuerdo también con los transportistas, estoy seguro que Jaime va a reunirse, y se puede con el diálogo llegar a un acuerdo, pero se debe de comprender que lo primero es el pueblo, lo primero es la economía popular, no es nada más: ya no nos alcanza y vamos a pedir que se autorice el aumento en la tarifa, y el gobierno la autoriza. No, hay que buscarle, y si es necesario, subsidiar”.

Además, conminó a las autoridades locales: “Nada de satanizar la palabra subsidio, en todos lados hay subsidio”, y explicó que en la Ciudad de México el Metro tiene subsidio para que no tenga un costo elevado. “Entonces, sí se justifica que exista un subsidio”, apuntó.

Al ofrecer financiamiento para este tema, dijo que serán recursos, o créditos que “no son a fondo perdido”, sino beneficio para el pueblo.

Antes de concluir, le “reclamó fraternalmente”, a Jorge Mendoza, director de Banobras, quien es de Nuevo León, se “esté destinando bastante dinero presupuesto para este estado. “Le voy a decir bueno y qué, ¿entonces Banobras nada más va a estar para Nuevo León no es para todo el país?, pero en fin, para que vean ustedes que sí habrá recursos para toda la gente.