El Presidente informó que el lunes sostendrá una reunión con la Secretaría de Hacienda y el martes con el gabinete para hacer la revisión final sobre cómo quedará la estructura, a partir de aprobación de Ley de Austeridad Republicana

Aunque ya se aprobó la Ley de Austeridad Republicana, el presidente Andrés Manuel López Obrador admitió que aún no se terminan de hacer los ajustes en el gobierno; advirtió que hay resistencias para que no se cancelen direcciones adjuntas.
 

“Por eso viene bien recordar por qué se les llamaba a los conservadores reaccionarios; tenemos esas resistencias en el interior y ahí andan pensando que van a burlar la norma. Ya no va a haber directores adjuntos”.

 

Recordó que esos cargos se crearon “cuando teníamos mucho dinero, por precios altos de petróleo. En el gobierno de (Felipe) Calderón creció de manera desmedida la burocracia dorada y crearon esas nuevas plazas de directores adjuntos... y resulta que son de los sueldos más altos”.

Informó que el lunes sostendrá una reunión con la Secretaría de Hacienda y el martes con el gabinete para hacer la revisión final sobre cómo quedará la estructura, a partir de aprobación de Ley de Austeridad Republicana.

“Vamos a presentar un informe sobre cómo estaba (el gobierno) y cómo va a quedar”.