La gráfica, presentada por el Dr. José Luis Alomí, en la conferencia de este domingo 26 de abril, muestra cómo crece el número de casos de COVID-19 en México. (Imagen: Presidencia de la república)
A contracorriente de lo que señalan los especialistas que él ha puesto al frente de la lucha contra el coronavirus, el presidente López Obrador volvió a insistir este domingo en que en México la pandemia ya ha sido "domada", lo cual vuelve incomprensibles las medidas más drásticas impuestas con motivo de la fase 3

“Vamos bien. Porque se ha podido domar la epidemia. En vez que se disparara, como ha sucedido desgraciadamente en otras partes, aquí el crecimiento ha sido horizontal”.

La frase anterior forma parte del mensaje que el presidente Andrés Manuel López Obrador emitió ayer, mediante un video difundido por redes sociales, desde su despacho en Palacio Nacional y en el cual afirmó, entre otras, que no existe saturación en hospitales a causa de la pandemia de COVID-19.

Llama la atención que el Presidente haga afirmaciones como esta, sobre todo, porque cotidianamente, a las 7:00 de la tarde, el equipo encabezado por el subsecretario Hugo López-Gatell muestra cifras, gráficas, comparativas y líneas de tiempo que dicen exactamente lo contrario.

Justamente anoche, una vez más, al presentar el informe sobre el avance de la pandemia en el territorio nacional, el Dr. José Luis Alomía, responsable del área de epidemiología de la Secretaría de Salud, informó que aún cuando el número de casos nuevos creció ligeramente menos que la jornada anterior, de todas formas se incrementó en 835.

De hecho, el epidemiólogo realizó una acotación importante al informar sobre el crecimiento “menor” en la curva de avance del coronavirus: “fueron un poco menos de casos los que se confirmaron en las últimas 24 horas… sin embargo, recordemos que estamos en fin de semana, eso en su momento también puede lógicamente afectar la carga o el nivel de la demanda de atención médica”, precisó el especialista.

Vamos bien. Porque se ha podido domar la epidemia. En vez que se disparara, como ha sucedido desgraciadamente en otras partes, aquí el crecimiento ha sido horizontal”
Andrés Manuel López Obrador

Y la gráfica que aparecía en la pantalla, mientas Alomía realizaba su explicación, distaba mucho de ser horizontal. De hecho era exactamente lo contrario: una gráfica vertical que sigue mostrando un comportamiento de crecimiento exponencial de la pandemia en México.

Es importante resaltar que estamos comparando únicamente el dicho del Presidente con las afirmaciones y los datos que proporciona el grupo de expertos que él ha ponderado y elogiado repetidamente, señalando además que sus decisiones se rigen por lo que ellos dicen.

Y es importante resaltarlo porque ya son múltiples las voces de especialistas que cuestionan la forma en la cual están siendo presentados los datos oficiales, pues se están utilizando métodos “no reproducibles” para inferir lo que verdaderamente está ocurriendo, a partir de los datos de casos confirmados.

Entonces, si los expertos del equipo de la Presidencia de la República presentan unos datos y una gráfica, pero el Presidente afirma que el comportamiento es exactamente el opuesto, ¿a quién debe hacerle caso el público? ¿A partir de cuál dicho deben tomarse decisiones?

Porque si ya “domamos” a la pandemia y el “crecimiento es horizontal” en México, ¿entonces qué hacemos encerrados y, peor aún, siendo sometidos a medidas violatorias de nuestros derechos, así como a la imposición de multas por violar disposiciones que carecen de sustento legal y han sido formuladas por autoridades estatales y municipales?

Ya sabemos que el Presidente siempre tiene “otros datos”, pero valdría la pena que, al menos en este caso, los manejara con mayor responsabilidad.