Foto: Especial
Con 65 votos a favor, 47 en contra y seis abstenciones el Senado aprobó modificaciones a la Ley de Hidrocarburos, a propuesta del presidente López Obrador

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) prevé la presentación de múltiples amparos contra las reformas aprobadas a la Ley de Hidrocarburos por parte de empresas afectadas.

En conferencia de prensa por la presentación del Manifiesto MX, José Medina Mora denunció que la Ley de Hidrocarburos atenta contra la libre competencia y libre concurrencia, asentadas en la Constitución

Las empresas que serán afectadas con esta Ley de Hidrocarburos, la expectativa es que presenten los amparos correspondientes. Ya le tocará al Poder Judicial decidir si aplica o no esos amparos”, dijo.

Medina Mora agregó que los amparos podrían presentarse de manera inmediata, como ocurrió con la Ley Eléctrica, al ser los mismos artículos de la Constitución que se estarían violando.

Lo que esperamos es que si el objetivo es que se fortalezca a la Comisión Federal de Electricidad y a Pemex, estamos de acuerdo en que eso suceda. Sin embargo, para que mejore, lo que hemos visto en la experiencia empresarial, la mejora no se da a partir de quitar la competencia sino lo que se requiere es que haya una mayor competencia”, expuso.

De esta forma, Coparmex impulsará las energías limpias para cuidar al medioambiente y por ser una generación más económica de electricidad.

Con 65 votos a favor, 47 en contra y seis abstenciones el Senado de la República aprobó modificaciones a la Ley de Hidrocarburos, a propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El objetivo de la reforma es “lograr el máximo factor de producción de los hidrocarburos y petrolíferos, garantizar el suministro de los mismos, en beneficio de los mexicanos”.

La iniciativa del presidente busca “alcanzar la seguridad y soberanía energéticas y contribuir al desarrollo nacional, teniendo como referencia que Pemex es una empresa productiva del Estado mexicano”.

Pero el aspecto más controvertido es que permite a la Secretaría de Energía (Sener) tomar el control de permisos de instalaciones privadas que representen un “peligro inminente para la seguridad nacional, la seguridad energética o para la economía nacional”.

La minuta también faculta a la Sener y a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para revocar permisos cuando “los titulares de los mismos cometan el delito de contrabando de hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos”.