Los cambios en la descomposición del colesterol en el organismo cuando este tiene niveles altos pueden acelerar la progresión de algunos tipos de demencia. Foto: Clikisalud
Un estudio publicado en PLOS Medicine señala que los cambios en la descomposición del colesterol en el organismo pueden acelerar la progresión de algunos tipos de demencia.

Los cambios en la descomposición del colesterol en el organismo cuando este tiene niveles altos pueden acelerar la progresión de algunos tipos de demencia, indica un estudio que publica PLOS Medicine. 

La investigación sugiere, además, que algunos medicamentos para el colesterol pueden afectar a las vías de señalización en el cerebro en los hombres, pero no en las mujeres.

La barrera hematoencefálica es impermeable al colesterol, pero tener esta sustancia elevada en sangre se asocia a un mayor riesgo de padecer alzheimer y demencia vascular. Por eso, comprender los procesos subyacentes puede sentar las bases para descubrir una terapéutica eficaz. 

Un estudio de científicos estadounidenses sugiere que las alteraciones en la conversión del colesterol en ácidos biliares (llamada catabolismo del colesterol) pueden desempeñar un papel en el desarrollo de la demencia.

El equipo, encabezado por Vijay Varma del Instituto Nacional del Envejecimiento (EU) investigó si las anomalías en el catabolismo del colesterol a través de su conversión en ácidos biliares estaban relacionadas con el desarrollo de la demencia.

Los cambios en la descomposición del colesterol en el organismo cuando este tiene niveles altos pueden acelerar la progresión de algunos tipos de demencia. Foto: Tech Universidad Tecnológica

Los investigadores se basaron en más de 1.800 participantes de dos estudios prospectivos: el Estudio Longitudinal del Envejecimiento de Baltimore (BLSA) y la Iniciativa de Neuroimagen de la Enfermedad de Alzheimer (ADNI).

Para realizar la investigación, los expertos estudiaron si el catabolismo del colesterol estaba asociado a las anomalías cerebrales típicas del azheimer y la demencia vascular.

A continuación, comprobaron si la exposición a medicamentos para el colesterol que bloquean la absorción de ácidos biliares en el torrente sanguíneo se asociaba a un mayor riesgo de demencia entre más de 26.000 pacientes de clínicas de medicina general del Reino Unido. 

Por último, examinaron 29 muestras de autopsias para determinar si las personas con la enfermedad de Alzheimer tienden a tener niveles alterados de ácidos biliares en el cerebro.

Los autores descubrieron que "el riesgo de demencia vascular aumentaba en los hombres, pero no en las mujeres, con un mayor número de prescripciones de fármacos bloqueadores de los ácidos biliares".

El estudio sugiere que el catabolismo del colesterol y la síntesis de ácidos biliares "pueden influir en la progresión de la demencia a través de los efectos específicos del sexo en las vías de señalización del cerebro". 

Sin embargo, indicaron que son necesarios estudios adicionales, ya que la investigación estuvo limitada por el número relativamente pequeño de muestras de autopsia.

El equipo trabaja ahora en probar si los fármacos aprobados para otras enfermedades que pueden corregir las anomalías en la señalización de los ácidos biliares en el cerebro podrían ser tratamientos novedosos para el alzheimer y las demencias relacionadas.